Empresas y negocios

Escuela de Cerrito se reinventa para salvar la educación autosostenible

 

La Escuela Agrícola Cerrito, de la Fundación Paraguaya, ubicada en Cerrito (Benjamín Aceval), generó ingresos por más de USD 700.000 durante el 2019, cumpliendo de esa manera con su objetivo de ser autosostenible, con la propuesta de modelo educativo del Aprender haciendo, vendiendo y ganando, que impulsa la institución desde el año 2003, cuando la Fundación Paraguaya recibió la administración del lugar por parte de los Hermanos de La Salle.

Los alumnos en la Escuela Agrícola Cerrito recibieron durante todos estos años una enseñanza diferenciada del resto, de altísima calidad humana y técnica, siendo la primera institución educativa del Paraguay en otorgar una doble titulación a sus egresados: La de Técnico Agropecuario y Técnico en Hotelería y Turismo.

La institución se ve, al igual que todas las instituciones del mundo entero, afectada por la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, no solamente al proceso pedagógico y técnico de los estudiantes, que a raíz de la emergencia, la mayoría han sido licenciados a sus hogares, pero la escuela sigue dependiendo de sus ingresos y de la autogestión para su sostenibilidad.

Nuevos tiempos requieren nuevas conductas, esta adversidad nos permite demostrar el espíritu emprendedor de los alumnos que, acompañados de sus profesores, iniciaron la venta de los productos frescos de Cerrito, que incluye variedad de verduras, hortalizas, huevos, quesos, panificados y dulces, de manera online y con servicio de delivery a toda la zona de Asunción y Gran Asunción. La lista de productos y precios se encuentran disponibles en la página web de la Fundación Paraguaya y en sus redes sociales.

Las personas interesadas pueden hacer su lista llamando a los teléfonos, (0976) 360-833, (0972) 712-568 y (0984) 820-449, además de coordinar la entrega. Con cada compra realizada, el consumidor no solo tendrá productos frescos y de primera calidad, sino que también estará contribuyendo con la sostenibilidad de la Escuela Agrícola Cerrito.

“Desde que ingresamos a Cerrito nos enseñaron que debemos ser resilientes y buscar oportunidades en medio de la adversidad”, asevera Eliodoro Daniel Portillo, alumno de segundo año, oriundo de Remansito.

“Lo único permanente es el cambio, y Cerrito se reinventa para llegar a la autosuficiencia y seguir al servicio de la comunidad en tiempos de crisis”, señala Martín Burt, creador del modelo educativo aplicado en Cerrito, acerca de la situación actual y cómo esta generó un nuevo desafío en la educación.

Dejá tu comentario