Edición Impresa

Es necesario potenciar ventajas de las plataformas tecnológicas

La llegada de plataformas electrónicas para la intermediación en el sistema de transporte generó un debate que es necesario profundizar, ya que están de por medio una serie de sectores importantes como los consumidores, los choferes, los propietarios de vehículos y los de la plataforma. Al ser una actividad que involucra contraprestaciones económicas en el marco de un servicio público, necesariamente debe ser regulada por el Estado. Las innovaciones tecnológicas tienen ventajas y desventajas. La legislación debe potenciar las primeras y minimizar las segundas. La mayoría de los países más desarrollados que Paraguay ya cuentan con normativas que deben ser evaluadas por nuestras autoridades para mejorar las nuestras.

La irrupción de modalidades de prestación de servicios a través del uso de tecnología ha puesto en una situación complicada a los Estados por la novedad que traen consigo.

Una importante cantidad de países latinoamericanos, incluyendo los de la Unión Europea, tienen normativas para garantizar la protección y seguridad de los consumidores y la calidad del servicio; así como un trabajo digno para los trabajadores o propietarios de los vehículos.Por un lado, es necesario regular la legalidad y condiciones de los vehículos, la disponibilidad de seguros, la capacidad e integridad de los choferes y las tarifas, entre otros factores para proteger a los consumidores de conductas abusivas. Por otro lado, las condiciones laborales de los trabajadores implicados deben formalizarse.

Un reciente informe sobre la calidad del trabajo en Paraguay da cuenta de los altos niveles de informalidad medidos por el acceso a la seguridad social. Las ventajas de la innovación tecnológica en la economía deben traducirse en mejor calidad de vida de sus involucrados, de lo contrario no tienen razón de ser.

Finalmente, como cualquier otra actividad económica que tiene rentabilidad, deben aportar al Estado, sobre todo teniendo en cuenta que las demás modalidades de transporte público contribuyen en el marco de un pacto social en el cual, los que vivimos en este país, nos comprometemos a su desarrollo.

Este nuevo modelo de negocios debe ser capaz de adaptarse a los estándares normativos que protegen a los diferentes sectores que involucra, especialmente a los consumidores y trabajadores.

De hecho, en varios países desarrollados, UBER –una de las empresas más conocidas en el ramo–, no se ha instalado por negarse a cumplir la legislación vigente. Como cualquier otro servicio público, el objetivo primordial debe ser que contribuya al bienestar de la población, en el marco de condiciones económicas beneficiosas para los trabajadores o propietarios y aporte al Fisco al ser una actividad altamente rentable.

Las autoridades públicas con competencia en este servicio deben ser capaces de coordinar y establecer el marco normativo que les corresponde de manera coordinada para que las innovaciones tecnológicas redunden en beneficio de la gente.Bienvenidas sean las ventajas que ofrece la tecnología; sin embargo, nunca hay que perder de vista que esta debe estar dirigida a mejorar la calidad de vida e impulsar el desarrollo del país. En este caso particular se trata del servicio público; sin embargo hay muchos otros ámbitos en los que la tecnología avanza y también es necesaria una buena y eficiente regulación estatal.

Dejá tu comentario