Política

“Es grato venir y ver hasta dónde llegó la democracia en el Paraguay de hoy”

La alta representante de la UE realizó una visita de tres días a Asunción. Conversó con las autoridades, se interiorizó sobre la reforma electoral y evaluó los proyectos de cooperación financiados por la UE.

“El desarrollo del país es increíble”. Con esta ponderación positiva cerró tres días de visita a Asunción la alta representante del Servicio Exterior de la Unión Europea (UE). Su apreciación cobra un valor especial en razón del conocimiento que tiene del país, puesto que entre 1999 y el 2003 se desempeñó como embajadora en la Argentina y concurrente ante el Paraguay. Esta vez, vino a tomar contacto con autoridades del nuevo gobierno, que preside Mario Abdo Benítez. De paso se informó sobre el proceso de aplicación de las recomendaciones que dejó la Misión de Observación Electoral de la UE luego de acompañar las Elecciones Generales de abril del 2018. También constató el progreso de los programas financiados por la entidad europea. En la Comisión Mixta Unión Europea-Paraguay repasó en la Cancillería Nacional otros temas de carácter político y económico.

–Tras tomar contacto con el ministro del Interior, el canciller, las autoridades de la Justicia Electoral, ¿está satisfecha con la forma en que se están encaminando las cosas en Paraguay?

–Sí, sin duda, estuvimos hablando con el ministro del Interior sobre varios temas. Le congratulé al Paraguay por ser parte ahora del Acuerdo de Buenos Aires, y esa colaboración que se está creando entre Ameripol (Comunidad de Policías de América) y Europol (Oficina Europea de Policía) es muy importante para nosotros y para la carpeta del ministro del Interior también. Estuve hablando asimismo sobre toda nuestra Misión de Observación de las dos elecciones que lideró la eurodiputada Renate Weber, y las recomendaciones que han efectuado. Me informaron que se presentaron proyectos al Parlamento.

–Con relación a la Misión de Observación Electoral de la UE, que ha seguido las dos últimas elecciones generales del Paraguay, han dejado recomendaciones para mejorar el sistema electoral paraguayo. Gran parte de estas siguen sin aplicarse. ¿Notó interés de llevarlas a la práctica?

–Esas son recomendaciones de buenas prácticas de los países miembros (de la UE). Cada misión las deja. Las nuestras son muy parecidas a las que ha dado la Misión de Observación de la OEA. Pero son acciones que podrían llevarse a la práctica. Hay algunas que realmente son más fáciles, otras que no tanto, porque requieren hasta de una reforma constitucional.

Cada país decide en qué momento realizar una enmienda constitucional. Sabemos que esto no es fácil en ningún lugar del mundo, porque una vez que se abre esta posibilidad, todo el mundo quiere cambiar algo de la Constitución. Entonces tenemos el pleno entendimiento de que hay cambios más fáciles y otros más difíciles. Depende de cómo lo evalúen los legisladores, si les parecerá práctico o no unos u otros pasos.

Uno de los temas de los cuales estuvimos hablando es el de la participación de las mujeres. Cada país es diferente en este sentido. Algunos tienen cuotas, otros no quieren tenerlas. Pero hay que ver cómo vamos hacia allá, puesto que la participación de las mujeres es sin duda alguna algo muy importante.

–Aquí hubo un intento de avanzar en ese sentido. Se presentó un proyecto de ley sobre paridad democrática en los cargos de decisión. Pero en el Congreso lo desvirtuaron y aprobaron una ley vaciada del concepto paridad. El Ejecutivo lo vetó por esta razón. ¿Qué recomendaría ante una situación como esta?

–Muchos países de América Latina están muy avanzados en ese sentido. Algunos tienen las políticas de apoyo a las mujeres. Otros, aún sin esta, tienen a muchas mujeres que participan en la vida política porque la sociedad lo quiere, las dejan y apoyan. Esto es muy importante: que la paridad no sea solo un proyecto de las mujeres, sino de la sociedad. Que los hombres den a las mujeres el espacio. Entonces, comparando con varios otros lugares del mundo, me parece que América Latina está muy bien. Por supuesto, si se adopta una cuota de participación, esta tiene que ser realista. Tal vez es mejor ir paso por paso. Incluso, en la Unión Europea este tema es muy diferente. Suecia es un muy buen ejemplo, allí las mujeres participan realmente en la vida pública, en gran porcentaje, mientras que hay otros países europeos donde no es así todavía.

–Paraguay cumplió 3 décadas de proceso democrático, ¿cómo ve la democracia paraguaya?

–Es difícil salir de una dictadura y hay que congratular a todos los países que lo lograron pacíficamente, de una forma digna. Yo provengo de la República Checa, y el Paraguay salió más o menos en el mismo tiempo que mi país de la dictadura comunista. Yo serví como embajadora bilateral de mi país y estuve concurrente ante el Paraguay entre los años 1999 y 2003, entonces, tengo la experiencia, y sigo viniendo. En tal sentido, me parece que el desarrollo del país es increíble. No se puede comparar el país de ahora con el Paraguay que conocí en aquella época. Todas las elecciones que han tenido, todo el desarrollo económico que se nota acá no lo tiene fácil un país que está en el centro del continente. Se nota que el país va paso por paso. Tengo que decir que es grato venir y ver hasta dónde llegó la democracia en el Paraguay.

–Cuando asume un nueva administración, suele interrumpirse la continuidad en la gestión de gobierno, porque no se mira en función de política de Estado, ¿cómo ve esto en Paraguay?

–En las áreas en que nosotros estamos colaborando y trabajando con el Paraguay, sobre todo, en la política exterior, veo una gran continuidad, un gran deseo de cumplir con todos los derechos. Tenemos los mismos valores la UE y el Paraguay y la colaboración en los foros multilaterales con este país es muy buena. Veo que se ha tomado muy en serio la agenda 2030. Se están desarrollando varias carpetas, se pusieron unas metas y están siguiendo paso por paso.

Hablamos con los colegas de la Cancillería sobre la posibilidad de empezar un diálogo sobre derechos humanos porque Paraguay tiene una candidatura para el Consejo de DDHH de la ONU.

–Un último tema: existe la percepción de que las negociaciones entre la UE y el Mercosur hacia un acuerdo de asociación están estancadas y los más pesimistas creen que no se firmará el tratado, ¿qué dice usted?

–Usted está hablando con una de las negociadoras del acuerdo. Entonces, yo tengo que ser muy positiva y optimista al respecto. Sabemos que hay progreso. Tenemos nuevo gobierno en el Brasil, que vino a la mesa con nuevas propuestas, muy abierto. Nosotros también, de parte de la UE. El interés es llegar con esa negociación lo antes posible. Concretarla antes de finalizar el periodo de mandato de esta Comisión Europea. Significa prácticamente antes de octubre. Ya estamos muy cerca de cerrar esto. Prácticamente, estamos esperando la parte comercial para concluir todo el acuerdo.

Dejá tu comentario