Sucesos

EPP asesta cuarto ataque en la era Marito, cada vez con más violencia

Los atacantes utilizaron armas de guerra, asesinaron a un guardia de seguridad y luego quemaron vehículos e instalaciones de una estancia ubicada en la zona de San Vicente Pancholo, San Pedro.

Alrededor de 10 hombres armados atacaron una estancia en la colonia Estrellita, distrito de San Vicente Pancholo, San Pedro, asesinaron a un guardia utilizando armas de guerra y quemaron vehículos.

Se trata de un nuevo ataque del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Este es el cuarto golpe que realiza el grupo armado bajo la administración del presidente Mario Abdo Benítez.

El primero ocurrió el 19 de noviembre en la estancia El Ciervo, donde fusilaron a un maderero, cuya ejecución fue filmada y luego difundida. El otro ataque se dio cinco días después, el 24 de noviembre cuando atacaron la estancia La Suiza, en Santa Rosa de Aguaray. El 7 de diciembre volvieron a aparecer, perpetrando un ataque en San Vicente Pancholo.

En el atentado ocurrido a las 22.00 horas de este sábado, integrantes del grupo criminal asesinaron al guardia de seguridad Nery Germán Araújo Esteche, quien recibió seis impactos de bala de escopeta y de fusil. El hecho ocurrió a las 22.00 del sábado en la estancia Santa Teresa, ubicada en la colonia Estrellita.

Según el informe forense, la herida que le ocasionó la muerte fue un disparo de una escopeta que recibió en la cabeza.

A esa hora llegaron hasta la caseta de los guardias unos diez hombres armados y tomaron de rehén a un guardia. Después de casi dos horas llegó Araújo, junto con otro guardia, a bordo de una motocicleta, y al ver que tenían a su compañero, el primero disparó contra los desconocidos, produciéndose una balacera.

Finalmente, cuando Araújo corrió para intentar salvar su vida, fue abatido a tiros, mientras que su compañero ingresó a una zona boscosa y logró sobrevivir al ataque; a pesar de que también dispararon contra él, pudo escapar.

panfletos. Los atacantes, que se identificaron como miembros del EPP, dejaron panfletos con las mismas advertencias de siempre, como la prohibición del cultivo de soja, el cuidado del cauce de los arroyos, no al maíz transgénico y no contar con guardias armados.

Una vez que asesinaron a uno de los guardias, comenzaron a quemar dos motocicletas, un minibús, este ultimo propiedad del fallecido, y la caseta de los guardias, de dos habitaciones, una sala y cocina.

Dejá tu comentario