Economía

Envíos de carne a Chile casi se triplicaron en noviembre

 

En promedio, Chile estaba comprando mensualmente este año 6.808 toneladas de carne paraguaya, cifra que saltó a 18.644 toneladas en noviembre. La industria cárnica atribuye este comportamiento a las reservas que están haciendo los importadores del país trasandino para las fiestas de fin de año y para las vacaciones, aprovechando que los precios aún no se dispararon.

Se trata del mercado de la carne más importante para Paraguay, ya que compra en volumen cortes prémium, de ahí el gran impacto negativo que causó la paralización de sus actividades como consecuencia de la pandemia en abril pasado, cuando importó solo 2.907 toneladas de carne. Posteriormente se fue recuperando y desde setiembre cerró contratos por más de 10.000 toneladas, superando en noviembre las 18.500 toneladas, la mejor cifra del año y además representa el doble de volumen enviado a Chile en el mismo mes del 2019, de acuerdo con los datos del Servicio Nacional de Salud y Calidad Animal (Senacsa).

“Yo creo que estas son las compras para fin de año y para las vacaciones. Están llenando sus depósitos para que no les falten y, de cualquier manera, a medida que pasa el tiempo va subiendo el precio, entonces ellos estarán previendo sus reservas a un precio más barato”, explicó el presidente de la Cámara Paraguaya de Carnes, Luis Pettengill, sobre el incremento de las exportaciones a Chile.

En este 2020, el producto paraguayo recuperó su primera posición como principal proveedor en ese país, desplazando a Brasil, que optó por otros socios comerciales, entre ellos, China.

El segundo destino sigue siendo Rusia, que compra carne industrial, pero como mantiene a seis frigoríficos suspendidos por la detección de residuos de tetraciclina, persiste la incertidumbre en el sector industrial. “Estamos buscando un mercado alternativo que para nosotros es Estados Unidos, porque compra carne prémium e industrial, que utilizan para sus hamburguesas”, dijo Pettengill acerca de las expectativas en las negociaciones para enviar el producto cárnico a Norteamérica. Sin embargo, el Senacsa había advertido que no se puede hablar de EEUU como un reemplazo al mercado ruso. Sobre la faena para Israel, que no logra recuperar el nivel de volumen de la prepandemia, indicó que es una cuestión de la temporada y que habrá un repunte en las próximas semanas.

PROYECCIÓN. Para Pettengill, el 2020 cerrará bien para la industria cárnica, especialmente en volumen, ya que los precios sufrieron variaciones en la pandemia. Espera un 2021 auspicioso, especialmente, cuando llegue la vacuna contra el Covid-19 y las actividades se normalicen.

Embed

Dejá tu comentario