Arte y Espectáculos

Entrevista a Solano López, historietista de "El Eternauta"

Considerado a nivel internacional como un maestro de la historieta, el artista nos comenta, en diálogo exclusivo con el Correo Semanal, el final de la famosa serie y su deseo de visitar el país de sus raíces familiares, Paraguay. "El Eternauta pasa a ser un ser cósmico", señaló.

Sábado/08/MARZO/2008

Entrevista de Antonio V. Pecci

***

Lo ubicamos en la reciente Feria del Libro Chaqueño y Regional, en Resistencia, departiendo con los jóvenes y dando un taller para dibujantes. Varios de ellos se acercaban al hotel donde se alojaba para exhibirles su creación y conversar. Se percibe una gran admiración hacia él, lo llaman "el maestro". De hablar pausado y gestos ágiles, gesticula con agilidad y es vivaz en su conversación. Lo busco para desayunar y luego nos ubicamos en un rincón del lobby del hotel para poder entrevistarlo con cierta tranquilidad. Iniciamos la charla lógicamente sobre sus ancestros paraguayos, hecho del cual se siente orgulloso. Es biznieto de Venancio López, hermano menor del Mariscal López. La viuda, Juana Otazú, luego de la Guerra de la Triple Alianza, iría a radicarse en Buenos Aires con sus tres hijos. Uno de ellos, Carlos Antonio, se casaría con Carmen Fontaine. De este matrimonio nacería en 1928 el niño a quien llamarían Francisco Solano López. "Menudo nombre", le digo. "Pero nunca me hicieron problema por el mismo en el colegio, ni siquiera mofas de los compañeros", me comenta, con ese hablar plácido y sereno de quien está de vuelta de muchas cosas.

En 1953 inicia su carrera como dibujante en la célebre editorial Columba, luego se da su pase a la editorial Abril, donde se destaca como dibujante de aventuras y conoce al guionista Héctor Oesterheld. De esta asociación nacen historietas como Uma-Uma y Bull Rocket. Hasta que en 1957 Oesterheld funda su propia editorial y convoca a Solano López, que es como firma profesionalmente. Entre ambos dan vida a otras historias y personajes como Rolo el Marciano Adoptivo, Amapola negra y Joe Zonda, y crean el más famoso personaje de la historieta argentina: El Eternauta.

Pero ese éxito artístico no iría acompañado de la adecuada compensación económica, pues la editorial quiebra. Luego vendría un período en que Oesterheld, junto con Alberto Breccia, sigue la serie en los años 70 en la revista Gente. Detenido-desaparecido en 1977 Oesterheld, en plena dictadura militar, la serie no continúa. Hasta que Solano López, ya en los 80, la retoma.

"Después de comenzar El Eternauta un ciclo en la editorial Frontera, -nos dice- se dio el fracaso de la firma por la incapacidad de manejo administrativo de sus responsables, Héctor Germán Oesterheld y su hermano, que no tenían la formación académica como para dirigir un negocio de riesgo comercial como era editar historietas y libros. La creación de esta historieta significó, sin duda, un gran éxito artístico y editorial en la capital y el interior de la Argentina, hace 50 años. Pero, teniendo la popularidad que tenía entre los chicos de 12-14 años, sin embargo nunca pudieron levantar cabeza y la editorial terminó fundiéndose, a pesar del éxito del personaje."

"Sigue asombrándome el éxito que tiene el personaje. Ayer mismo tuve oportunidad de comprobar lo que decía retóricamente, que va pasando de padres a hijos. Cuando terminé la charla, se me acercaron dos señores y un adolescente; eran los tres que se acercaban a conocer al autor de sus lecturas juveniles. Eran el abuelo, el padre y el hijo adolescente. Se dio el trasvasamiento generacional. Ahora estoy trabajando en las 60 páginas en que este personaje de Buenos Aires se convierte en un ser cósmico, con lo cual terminaré la serie, luego de lo cual me abocaré a otros personajes y a otras historias. Pienso que para mediados de año va a estar terminado."

Una noticia que sin duda va a impactar a los seguidores de ésta singular serie que como "Mafalda" traspasó las fronteras argentinas y quién dice, quizá llegue al cine pronto.

La historia de la Triple Alianza

-Usted se ocupó también de temas paraguayos.

-En colaboración con uno de mis hijos, en Madrid, realizamos el tratamiento de la historia de la Guerra de la Triple Alianza, pero a modo de prólogo a la tragedia que se produjo. Yo me llevé a Madrid los pocos libros que habían quedado de la biblioteca de mi padre, referidos a la historia del Paraguay y a la citada guerra. Uno de Carlos Pereira, historiador mexicano; otro con las memorias del padre Fidel Maíz, que fue fiscal en los juicios que hizo el Mariscal a su propia familia; y otras obras como la historia revisionista de José María Rosa. Con esa base compusimos esa introducción al drama de Paraguay en la guerra. Hicimos 10 páginas que han estado expuestas en esta feria, en donde se tratan de forma condensada la lucha que tuvo el país y el final trágico en Cerro Corá del Mariscal. Y unos pantallazos de los antecedentes de esa guerra y los motivos por los cuales se desata. Los contactos, por ejemplo, de Rufino Elizalde, el ministro de Relaciones Exteriores de Bartolomé Mitre, con el embajador inglés; la declaración de guerra que mandó el Mariscal López a Mitre y que éste la ocultó, por consejo del embajador inglés, para hacer aparecer el ataque a Corrientes como un acto de traición, cuando con tres meses de antelación había ya una declaración formal de guerra. Lo que hicieron los argentinos cuando recibieron al oficial paraguayo con dicha declaración fue esconder dicho documento, cajonearlo y meter preso al muchacho. Él quedó encarcelado hasta que terminó la guerra y no se animó a volver al Paraguay, porque lo que quedaba del país no daba para que volviera. Ése es el interés que tomé yo por lo que ocurrió en el Paraguay con esa guerra, y que por lo visto había tocado también a mi propio padre, porque cuando se casó y tuvo su primer hijo, le pone el nombre de su tío-abuelo.

-Lo que expresa el peso de la historia familiar también.

-Sí... una historia que es también influencia de su tío-abuelo, el hermano mayor de mi abuelo, que se casó con la hija de un presidente paraguayo, creo que de apellido Uriarte, Carmen Uriarte, que venía del Paraguay a visitarnos.

-En Asunción tiene su oficina y realiza muestras periódicas Robin Wood, a quien seguramente conoce.

-Sí, desde luego, lo conozco; es del oficio, escritor prolífico de guiones de historietas de temas clásicos, bíblicos, de personajes heroicos. Una vena diferente a la que trataba Héctor Oesterheld, que tocaba la ciencia-ficción y los temas característicos de la época, del cine, del western, las novelas policiales, las aventuras en la selva. Temas que él leía en los libros directamente, y nosotros, pues soy de una generación posterior, las leíamos en historietas y las veíamos en cine, las películas de Tarzán y de guerras, que es lo que después yo usaba como temas de inspiración. Pero lo de Robin Wood me parece muy bueno.

-Hace mucho que no va a Paraguay. ¿Le gustaría ir para alguna actividad?

-Sí; creo que vale la pena contribuir a reforzar un poco estos vínculos que se están forjando. Hasta ahora, por el alejamiento político de la realidad paraguaya, que no la he podido seguir, nunca la he entendido muy bien tampoco, me he abstenido de ir. Porque sabía que si yo llegaba y me manifestaba, iba a darse un manejo que yo no tenía condiciones de manejarlo por no tener el conocimiento político e histórico de los protagonistas que se me acercaran. Tuve la preocupación de no comprometerme. Parecería que ha llegado el momento de que las cosas se traten de aclarar y favorecer la comunicación con vistas al futuro. Hay que tener en cuenta que no es muy clara tampoco la información que dan los medios en la Argentina.

*****

Una serie que hizo historia

El personaje que traspasó las fronteras argentinas, para generar adeptos en América Latina y Europa, nació en 1957, de la imaginación de Héctor Oesterheld y el dibujo de Solano López. El Eternauta es la culminación de un ciclo importante de la historieta argentina, con personajes como Bull Rocket, Sargento Kirk, Ticonderoga, publicados en revistas como Misterix, Hora Cero y Frontera.

Héctor Oesterheld era geólogo de profesión, pero le fascinaba la literatura y en especial autores como H. Melville y Josep Conrad. Por lo que finalmente abandonaría su carrera profesional para dedicarse a la de guionista de historietas, con gran dedicación y éxito. Junto con Solano López crea la serie El Eternauta, en que los protagonistas son personas que viven en un barrio de Buenos Aires, iguales a miles que transitan la gran ciudad. Se produce una terrible invasión de extraterrestres y un genocidio, que es resistido por Juan Salvo y otros personajes que logran refugiarse en una cancha de fútbol y poder resistir. La serie produjo un gran impacto en los niños y jóvenes que la leyeron, interés que se transmitió de generación en generación. En una segunda etapa, Oesterheld modificó en parte la historia para adaptarla a la situación de crisis política que se vivía en los años 60 y 70, y trabaja con Alberto Breccia en los dibujos. Desaparecido Oesterheld en 1977, volvería de manos de Solano López una nueva serie en los años 90. Los amantes de la historieta pueden encontrar más datos e imágenes en www.eternauta.com.

Dejá tu comentario