Mundo

Entrenador y dos niños rescatados en Tailandia son apátridas

El entrenador y dos de los 12 chicos que fueron rescatados de una cueva tailandesa forman parte del medio millón de personas que viven en Tailandia como apátridas, según fuentes del Ministerio del Interior citadas este viernes por los medios locales.

Las autoridades tailandesas se han comprometido a asistirles en la tramitación de su nacionalidad y en facilitarles la ciudadanía en seis meses, si no surgen complicaciones con su documentación.

Los que se encuentran en esta situación son el entrenador Ekkapol Chantawong y los estudiantes Phonchai Khamluang y Adul Sam-on, según el diario local The Nation.

La falta de papeles les afecta porque no pueden acceder a educación superior, no se les reconocen determinados derechos fundamentales, no pueden salir del país y tienen dificultades para conseguir trabajos, entre otras cosas.

Esta situación de irregularidad surge a la luz cuando la universidad tailandesa de Naresuan ha ofrecido a los 13 chicos rescatados becas de estudios.

Lea más:Buzo español cuenta experiencia en Tailandia y ganas de visitar Paraguay

Los 12 chicos, de entre 11 y 16 años, y el entrenador, de 26, entraron en la cueva Tham Luang, situada en la norteña provincia de Chiang Rai, durante una excursión el sábado 23 de junio tras completar un entrenamiento de fútbol, cuando una súbita tormenta inundó el camino de salida.

Estuvieron nueve días perdidos y sin alimentos hasta que los encontraron a cuatro kilómetros de la entrada y, finalmente, fueron rescatados entre el 8 y el 10 de julio.

Los equipos de búsqueda y rescate, en los que participaron más de 1.000 personas, los sedaron y transportaron en camillas y bajo el agua en los tramos inundados hasta la salida.

Todos se encuentran hospitalizados, su vida no corre peligro y los cuatro primeros que salieron recibirán el alta médica el domingo próximo, mientras que el resto tendrá que esperar una semana para poder volver a sus casas.

El almirante Arpakorn Yuukongkaew, de la Armada tailandesa, reveló que cuando se enteró por primera vez de la situación solo albergaba "una pequeña esperanza".

"Al final, esa pequeña esperanza se hizo realidad. Debo decir que lo hicieron muy bien, especialmente el entrenador. Por lo que sé, el entrenador era un monje (budista), así que conoce técnicas de meditación y las utilizó para calmar a los niños y lograr que usaran tan poco aire como fuera posible", detalló el militar.

Nota relacionada: Así fue la búsqueda y el rescate en la cueva de Tailandia

Las autoridades tailandesas van a convertir la cueva en un "museo viviente" y Hollywood prepara dos películas diferentes que narrarán el feliz rescate.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario