Nacionales

Encuentran abandonada en un matorral a una recién nacida

Una recién nacida fue encontrada en estado de abandono en un matorral en la ciudad de Curuguaty, Departamento de Canindeyú. Horas después de que la pequeña fue llevada hasta un hospital, apareció su madre, una menor de 14 años.

Un vecino del barrio Universitario de Curuguaty, Canindeyú, fue quien dio aviso a la comisaría local. El hombre manifestó haber escuchado el llanto de un bebé en un matorral. Fue así que agentes de la Comisaría 5ª encontraron a la niña.

La recién nacida fue llevada hasta el Hospital Distrital de la ciudad, donde, luego, llegó una joven de 14 años alegando ser la mamá de la pequeña.

La misma estaba en compañía de su abuela, quien explicó que encontró a su nieta con un sangrado, pero desconocía que había estado embarazada, informó el corresponsal de Última Hora Elías Cabral.

Lidia Lezcano, directora del nosocomio, informó a Última Hora que la bebé tiene cerca de 30 semanas de gestación y sospechan que está con un cuadro de sepsis neonatal. Actualmente, buscan enviarla a otro centro sanitario.

Relacionado: Adolescente víctima de abuso sexual se recupera tras dar a luz

De momento, tanto la recién nacida como su madre permanecen internadas en el hospital de Curuguaty. El caso está en manos de la fiscala Nancy Ruiz.

abuso sexual.jpg

El nombre de la madre se omite en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctima o supuesto autor de hechos punibles.

De acuerdo con las cifras oficiales, a diario dos niñas de entre 10 y 14 años dan a luz en Paraguay, en promedio.

El Código Penal, a través del artículo 135, establece como hecho punible el abuso sexual en niños. Según la ley vigente, las personas que realicen actos sexuales con un niño, o lo indujera a realizarlos en sí mismo o a terceros, serán castigadas con cuatro a 15 años de cárcel, en lo que refiere al tipo base.

En cuanto a casos con agravantes, como abuso reiterado, maltratos físicos o abuso de su propio hijo o hijastro, varón o mujer, el encierro podría ir de 10 a 15 años. Si se dan las circunstancias juntas, la pena puede llegar a 20 años.

La última modificación al artículo 135 del Código Penal fue promulgada en diciembre del año pasado.

Dejá tu comentario