Nacionales

¿En qué consiste el proyecto de ley de empleo parcial?

El proyecto de ley de empleo parcial ya fue aprobado por el Senado y espera su estudio en Diputados. La propuesta fue cuestionada por un sector que considera que es un atentado a las reivindicaciones históricas. ¿Qué es y en qué consiste? En el siguiente material, te explicamos más sobre el proyecto.

El proyecto de ley de empleo parcial fue presentado en agosto de 2018 por el entonces ministro de Trabajo, Guillermo Sosa, empresarios y sindicatos de trabajadores, con el fin de combatir la informalidad en el mercado paraguayo.

El pasado jueves, contó con mayoría en la Cámara de Senadores y fue aprobado, pero el texto aún debe ser analizado por Diputados. Mientras, en los escaños del Congreso se acentúan posturas a favor y en contra del proyecto.

Las preguntas que vuelven a reflotar son: ¿en qué consiste? y ¿cuáles son sus beneficios? Básicamente, el proyecto de ley prevé regular el empleo a tiempo parcial entre trabajadores y empleadores del sector privado, para la realización de un trabajo o prestación de un servicio.

Lea más: Ejecutivo pide que se apruebe ley de empleo a tiempo parcial

Para ello, se establece que la actividad laboral será considerada a tiempo parcial cuando se extienda de 16 a 32 horas semanales. La cual deberá acordarse mediante un contrato que, a la vez, contemple el pago del seguro social.

El cálculo de remuneración mensual para el empleado se realizará sobre la base del salario mínimo legal (G. 2.112.562) y se pagará conforme a la cantidad de horas trabajadas. La propuesta señala que el salario se dividirá en 26 días y el pago por hora será de G. 10.157.

En ese sentido, el Ministerio estableció que la máxima carga horaria mensual será de 128 horas; lo que arroja un salario fijo de G. 1.300.096.

En cuanto a la cotización del seguro social, se hará por cada vínculo laboral y el Fondo de Salud no se podrá cubrir prorrateado a través de la figura del pluriempleo.

La patronal, al igual que en el empleo de tiempo completo, deberá abonar al Instituto de Previsión Social (IPS) el 16,5% del seguro y el aporte obrero, de la misma forma, también será del 9%.

En términos nominales, el monto que será descontado del salario en concepto de seguro social será de entre G. 58.502 y G. 117.003. Estas cifras variarán conforme al reajuste del salario mínimo legal vigente, estudiado en junio de cada año, como lo establece Ley del Código Laboral.

Nota relacionada: Senado aprueba proyecto de ley que reglamenta el empleo parcial

Datos estadísticos sobre empleo parcial

La ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo, explicó que la regularización de este sector beneficiará a más de 129.000 empleados privados que actualmente trabajan menos de 35 horas semanales.

La secretaria de Estado detalló que existen 200.000 personas en desempleo abierto en todo el país, mientras que otras 300.000 son subocupadas, y 1.861.000 personas, informales.

Estas cifras, según comentó, hacen que la tasa de informalidad en Paraguay llegue al 75% y lo sitúen como uno de los países con tasas más altas de América Latina.

Los datos de la Encuesta Permanente de Hogares de 2017 arrojan que un 58% de los ocupados a tiempo parcial son hombres, mientras que las mujeres corresponden al 56%. De ese conjunto, unos 89.500 trabajadores viven en el área urbana.

Respecto al rango de edades, el Mtees estima que el 56% de los afectados posee entre 15 y 29 años; siendo los departamentos de mayor concentración: Central (30%), Alto Paraná (10%), Itapúa (9%) y Asunción (10%).

A nivel regional, Paraguay y Bolivia son los únicos dos países que no cuentan con una ley que regule el contrato a tiempo parcial.

Por el rechazo

Durante su estudio en el Senado, la bancada opositora expuso su desacuerdo y argumentó que la ley ataca dos reivindicaciones históricas de los trabajadores: la jornada laboral de ocho horas y el salario mínimo.

El senador del Frente Guasu Jorge Querey consideró que esta normativa precarizará la jubilación, ya que la previsional deberá parcelar el tipo de atención a la salud, entre otras cuestiones.

Su colega Hugo Richer dijo que este proyecto atenta contra la Constitución Nacional, que establece que el Estado debe crear políticas de empleo total, no parcial.

En su momento, la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A) también se mostró en contra, alegando que no se pueden crear leyes que violen los convenios internacionales.

Dejá tu comentario