Arte y Espectáculos

“En la música sacra hay un plus de belleza que la eleva aún más”

El maestro Freddy Galeano, participante del último Congreso de Música Sacra realizado en Roma y Asís, explica el valor del género, que refleja "el encuentro de Dios con el corazón del hombre", asegura el artista.

golmedo@uhora.com.py

Para el maestro Freddy Galeano la música no religiosa o profana, compuesta por los grandes compositores, tiene una estatura destacada y una belleza sin igual. Sin embargo, considera que en la música sacra “hay un plus de belleza que va todavía más arriba, que la eleva aún más”.

“Para mí es el resultado de una experiencia real con el Espíritu Santo, que es el que inspira el proceso creativo del compositor”, afirma el coordinador académico en la casa Bicentenario de la Música.

“El contenido de la música sacra si está bien cuidado, se impone por sí solo. La persona que busca algo, que desea y está atenta, percibe ese plus de belleza que la misma comunica”, remarca.

Galeano subraya que la música sacra logra traducir en melodía la liturgia, “subrayando los momentos importantes y revelando el misterio del encuentro entre Dios, que es el verdadero protagonista de la acción litúrgica, y el corazón del hombre que escucha. La música sacra agrega al paladar un quid y una resonancia que conducen a la profundidad del Misterio, de Dios”, apunta.

El profesor superior de guitarra clásica destaca que este género ha contribuido con el desarrollo del canto gregoriano y la creación de un sistema de escritura musical, al igual que con el perfeccionamiento de la polifonía vocal “a niveles de belleza nunca antes alcanzado”.

Galeano, que a finales del 2018 participó del 2º Congreso de Música Sacra en Roma, el Vaticano y Asís, considera “difícil” citar una sola obra como la más emblemática del género, y añade que la “riqueza que se puede encontrar es inmensa”.

“Prefiero citar periodos y compositores que aprecio, como la polifonía del Renacimiento, con Giovanni Pierluigi da Palestrina, Tomás Luis de Victoria; el Barroco, con Bach, Haendel, Pergolessi, así como la del periodo Medieval, el canto gregoriano”, indica el también director del Coro Memorare del Movimiento Católico Comunión y Liberación.

Paraguay. Con respecto a nuestro país, el director considera que todavía faltan más espacios para la formación de nuevos directores a nivel de música sacra.

“Penosamente, pocas veces las iglesias, obispos o sacerdotes le dan la importancia que se merece dentro de la liturgia”, opina.

Como anteriormente en nuestro país no existían cursos de dirección orquestal o coral en los Institutos de Música, Galeano se instruyó en el campo de la Música Sacra, con maestros formados en el exterior. Fue así que estudió Armonía, formas musicales y Dirección orquestal con el maestro Diego Sánchez Haase, a la par de asistir a seminarios de perfeccionamiento.

“El resto del aprendizaje viene a través de un trabajo musical permanente y autodidacta, y también del entendimiento que se puede alcanzar en un camino de fe, conectando la música con el texto”, añade.

En este marco, el músico destaca la necesidad de mayor formación en este campo, a fin de posibilitar el surgimiento de profesionales y el desarrollo de un género de gran valor y belleza.

“En este momento es importante la formación musical en este campo de la Música, para entender y maximizar el aprovechamiento de los aspectos técnico musicales de las obras a ejecutarse”, señala.

Por otra parte, explica que la vivencia personal, esa relación con el Misterio de la trascendencia, también es un factor clave a la hora de hacer este tipo de música, así como los aspectos relativos a la celebración.

“Hay que decir que también es de vital importancia la formación litúrgica y de la fe, ya que sin estos elementos sería, sino imposible, al menos muy difícil comunicar el contenido sacro de las obras”, concluye.

Temas

Dejá tu comentario