Economía

El sector cuero sufre falta de créditos y acceso a mercados

Falta de financiación a tasas blandas, poca capacitación del personal, carencia de materia prima y accesorios en el mercado local son inconvenientes para el sector cuero, según referentes de este segmento.

Empresas grandes y pequeñas intentan asociarse para atacar estos problemas y el Programa Al-Invest 5.0 de la Unión Europea brinda la posibilidad, mediante la ejecución de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), de expresar las inquietudes y encontrar soluciones por medio de la capacitación Asociatividad empresarial.

En exportaciones hay una caída sostenida: en el 2014 se superó la barrera de los USD 202 millones en ingreso de divisas, pero en el 2017 solo se alcanzaron USD 122 millones, según el Banco Central del Paraguay (BCP).

Los volúmenes enviados también sufrieron recortes en cantidad, pasando de las casi 53.000 toneladas en el 2014 a las 49.000 del año pasado.

sin financiación. De acuerdo con Arturo Diez-Pérez, responsable de Panal Group SRL para la marca Gioleaders, se habla siempre de créditos blandos para el sector, pero que no se patentizan en la realidad; mientras que la capacitación no acompaña la evolución de los nuevos tiempos, ya que reconoce que incluso en su empresa se manejan con maquinaria y tecnología de hace veinte años.

"Mi empresa está en el rubro hace unos 25 años, habíamos arrancado con más de 20 personas, pero ahora somos tan solo ocho. Con las características de capacidad de producción, habrá 4 o 5 empresas nada más como la mía en el país, el resto tienen dimensiones menores", asegura.

Otro inconveniente con el que tropiezan en el ámbito del cuero y sus productos terminados es la poca posibilidad de encontrar en el mercado local los accesorios metálicos, para lo cual también hay que hacer el desembolso al contado en las compras del exterior.

En cuanto a la materia prima, hay escasez en toda la cadena, ya que el cuero que precisan las unidades transformadoras es el llamado cuero vaqueta, es decir, aquel producto natural, según especifica el empresario.

Por su parte, Maura Martí vende carteras y accesorios en cuero. Insiste últimamente en los apliques artesanales y cuero repujado, que gusta muchísimo a los turistas, según dice.

A pesar de reconocer que hay empresas que siguen apostando por este rubro, destaca que la mayoría son trabajos caseros y todo a pulmón, por el proceso de curtido del cuero, y que por ello es interesante la iniciativa del Proyecto Al-Invest 5.0.

Dejá tu comentario