País

El registro de donantes de médula ósea pretende crearse con una ley

 

A Carlos Chytil, de 41 años, le diagnosticaron leucemia en el 2014. El tratamiento de quimioterapia no tuvo efectos contra la enfermedad. Los médicos prescribieron un trasplante de médula ósea con donantes; familiares y otras personas, pero ese año en el país no se hacía el procedimiento médico. La familia emigró a San Pablo, Brasil, pero pese a acceder al trasplante de médula ósea, Carlos Chytil falleció después de 11 meses de lucha contra la leucemia.

“Él nunca se quejó, al contrario él siempre me decía: Angie no digas por qué nos pasa a nosotros esto, más para qué nos está pasando esto. La idea es que su nombre quede perpetuado como un luchador”, dijo la esposa, Angie Duarte.

Tras su muerte, ella fundó la Fundación Carlos Chytil que tiene como objetivo impulsar el primer registro de donantes de médula ósea mediante una legislación. El anteproyecto de ley de donante de médula ósea y órganos renovables se presentará a finales del mes de setiembre.

La legislación permitirá contar con la base de datos de donantes voluntarios para que más personas accedan al trasplante de médula ósea con donantes voluntarios no emparentados, en caso de no contar con un familiar compatible. “Es el único país de la región que no tiene registro”.

Pero, el procedimiento solo se realiza actualmente en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), que reactivó este año los trasplantes alogénicos (con donantes), y en el Hospital de Clínicas, donde se deben costear algunos estudios.

Para hacer operativa la base de datos se requiere que cada voluntario acceda a un examen de histocompatibilidad, pero que cuesta entre G. 2.500.000 y G. 3.000.000 y sirve para saber con quién es compatible el donante de médula ósea. La legislación permitiría conceder presupuesto o apoyo para costear el estudio.

No solo contar con el registro, sino también impulsar el acceso al trasplante de médula ósea en hospitales en el país y evitar el desarraigo con la migración a otros países. Esos son los objetivos que persiguen desde la Fundación Carlos Chytil. “Los profesionales médicos son de primer mundo, pero no les acompañan la infraestructura y el esquema de salud pública”.

Un convenio entre la fundación con el Instituto de Previsión Social, el Ministerio de Salud Pública (MSP), el Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT) y el Programa Nacional de Sangre permite llevar adelante el anteproyecto de ley.

La donación de médula se hace por vía periférica, intravenosa, y dura cuatro horas. “Es como donar sangre solo que dura más tiempo. No es invasivo. La donación se hace en vida de manera consciente y altruista”.

Embed

La donación se hace en vida de manera consciente y altruista. Es el único país que no tiene registro. Angie Duarte, de la fundación.

Inscripciones
Más de 500 personas ya se inscribieron a través de la web http://fcarloschytil.org de la Fundación Carlos Chytil para ser donantes de médula ósea. En el link Donantes de Médula hay un formulario que se completa en línea para formar parte del registro de donantes.

Dejá tu comentario