Política

El presidente se rodea de ex fiscales en su primer anillo de colaboradores

Marito sorprendió la semana anterior nombrando a dos ex representantes del Ministerio Público conocidos por su lucha contra la corrupción. El jefe de Estado quiere dar mensaje a la ciudadanía.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, desde el inicio de su Gobierno ha ido incorporando dentro de su equipo a ex fiscales reconocidos por su buen desempeño en las distintas unidades del Ministerio Público.

Son seis los ex agentes fiscales que hoy en día forman parte del primer anillo de colaboradores del mandatario ubicados en puestos claves.

La primera en sumarse al equipo de Abdo Benítez fue la ex fiscala de la Unidad Especializada en la Lucha contra la Trata de Personas, Teresa Martínez, quien fue nombrada por el mandatario apenas un mes después de ganar las elecciones generales de abril pasado y en pleno proceso de transición.

Martínez aceptó el ofrecimiento y se convirtió en la actual ministra de la Niñez y la Adolescencia, una cartera con rango ministerial actualmente, a pedido de la ex fiscala, quien siempre fue reconocida por su labor al frente de la unidad en donde le tocaba desempeñarse en el Ministerio Público.

El 19 de julio de este año, a poco menos de un mes para la asunción al cargo del jefe de Estado, el ex senador Arnaldo Giuzzio fue designado como titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad). Fue el segundo nombramiento que realizó Mario Abdo a un ex fiscal. Giuzzio se desempeñó, antes de ser senador, como fiscal anticorrupción. De hecho, se caracterizó por llevar adelante procesos en contra de “los peces gordos” de la política, como Víctor Bogado o el mismo Óscar González Daher, aunque en el proceso llevado a cabo a este último fue criticado por no procesarlo, pese a las pruebas contundentes.

Giuzzio es uno de los hombres claves del mandatario, atendiendo los golpes que asestó la Senad al crimen organizado en poco tiempo, hecho por el cual Abdo Benítez se jacta permanentemente.

El 2 de agosto pasado, Eduardo Petta se convirtió en el último ministro designado por el equipo de transición del presidente de la República. Su decisión creó en principio mucha resistencia en algunos sectores educativos. Sin embargo, Petta, fiel a su estilo, comienza a descubrir la insólita cantidad de rubros destinados a políticos que cobraban como docentes en varias instituciones, dejando al descubierto una feroz rosca en gobiernos anteriores. De esa forma, Petta, que siempre fue fiel compañero de Marito en su equipo político, va convirtiéndose en un hombre clave.

En tanto, la ex fiscala Teresa Rojas renunció por presiones en agosto de este año al Ministerio Público, y semanas después fue confirmada en el cargo por el jefe de Estado como titular de la Secretaría Anticorrupción.

Los últimos en ser confirmados en cargos de relevancia de este Gobierno la semana pasada fueron los ex fiscales Carlos Arregui y Emilio Fúster. Ambos, también con destacadas actuaciones como agentes del Ministerio Público, liderarán equipos que se encargarán de temas relevantes.

Fúster fue designado como coordinador interinstitucional para la lucha contra el contrabando y deberá trabajar con Aduanas, Detave y el Ministerio de Industria y Comercio.

A su turno, Carlos Arregui fue designado como titular de una comisión para auditar la gestión de Cartes en instituciones, en connivencia con otros entes.

Dejá tu comentario