Mundo

El Parlamento se rebela contra Johnson y acerca la posibilidad de elecciones

La Cámara de los Comunes se rebeló este martes contra el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, para tomar el control de la agenda parlamentaria y comenzar a tramitar una ley que bloquee la posibilidad de salir de la Unión Europea (UE) sin haber firmado antes un acuerdo con Bruselas.

El jefe de Gobierno, que ya no cuenta con una mayoría "tory" en la cámara, respondió al golpe confirmando que tratará de convocar unas elecciones generales anticipadas si se consuma la aprobación de esa ley, que se comenzará a debatir mañana, miércoles, por un procedimiento de urgencia.

"Yo no quiero unas elecciones, pero si los diputados votan mañana para forzar otro retraso inútil del brexit, entonces ese será el único modo de resolver esto", afirmó el líder "tory" tras sufrir una derrota mayor de lo esperado (328 votos contra 301).

Para poder llamar a los británicos a las urnas, Boris Johnson necesita el respaldo de dos tercios de los diputados. El Partido Laborista, primero de la oposición, ya ha avanzado que es favorable a unos comicios, siempre y cuando la legislación contra el brexit duro haya quedado aprobada.

Johnson perdió su primera votación parlamentaria por una diferencia de 27 votos, de entre los cuales 21 corresponden a diputados conservadores que se alinearon con la oposición, a pesar de que habían sido amenazados con la expulsión del grupo parlamentario.

Se espera que una mayoría similar dé luz verde mañana en los Comunes a la ley, que pasaría entonces a la Cámara de los Lores, donde su tramitación podría demorarse varios días.

Le puede interesar: Johnson pide no bloquear el brexit y amenaza con comicios

El Parlamento debe acelerar los procedimientos para dejar lista la legislación cuanto antes, dado que Johnson ha ordenado clausurar el Palacio de Westminster a mediados de la próxima semana y no reanudar las sesiones hasta el 14 de octubre.

Tres días después de esa fecha, el primer ministro confía en asistir a una cumbre de líderes comunitarios en la que querría cerrar un nuevo acuerdo de salida de la UE, con mayores concesiones de las que logró su antecesora en el cargo, la también conservadora Theresa May.

Johnson insiste en que ese es su objetivo principal, pero recalca que está dispuesto a romper los lazos con el bloque comunitario en la fecha prevista, el 31 de octubre, en cualquier caso, aunque no haya llegado a un acuerdo para entonces.

Su dura postura con respecto al brexit llevó a un diputado "tory", Phillip Lee, a pasarse al Partido Liberal Demócrata a mitad del debate de hoy para expresar su desacuerdo con el primer ministro.

Johnson mantenía una escasa mayoría de tan solo un diputado en los Comunes, por lo que esa defección le situó oficialmente en minoría, una situación que se agravará al consumarse la expulsión del grupo parlamentario de los 21 rebeldes.

En caso de que finalmente la batalla parlamentaria desemboque en unas elecciones, la fecha que se baraja para celebrar los comicios es el 15 de octubre, dos días antes del Consejo Europeo.

Según las encuestas, Johnson partiría con ventaja para ganar esos comicios.

Un estudio publicado por la firma YouGov la semana pasada sugiere que los conservadores ganarían con el 34% de los votos, los laboristas obtendrían el 22%, el Partido Liberal Demócrata el 17% y el Partido del Brexit el 13%.

Desde que el mandatario conservador llegó al poder, a finales de julio, su partido ha escalado en los sondeos, mientras que los laboristas y los liberal demócratas se han mantenido estables.

Gracias a su mensaje duro sobre la salida de la UE ha recogido votos sobre todo del Partido del Brexit, que apuesta por una ruptura no negociada.

En una eventual campaña electoral, Johnson trataría de convencer al sector de la sociedad británica que en los estudios de opinión muestra señales de agotamiento con el brexit y quiere que los políticos materialicen cuanto antes la salida del bloque comunitario.

Gracias a un mensaje en ese sentido, el Partido del Brexit ganó las elecciones al Parlamento Europeo el pasado mayo con el 31,6% de los votos en el Reino Unido, mientras que los conservadores sufrieron un voto de castigo y sumaron tan solo el 9,1% de los votos.

Fuente: EFE/Guillermo Ximenis

Dejá tu comentario