Mundo

El papa Francisco es un jesuita paraguayo, dice Eco

El papa Francisco es un jesuita que eligió un nombre franciscano y prefiere hospedarse en hoteles sencillos y no en los de lujo. Solo le queda lucir un par de sandalias y hábito de monje, echar del templo a los cardenales que manejan un Mercedes Benz y regresar a la isla siciliana de Lampedusa para defender los derechos de los inmigrantes africanos detenidos allí, dice Humberto Eco en el New York Times .

Por momentos, parecería que Francisco fuera la única persona que queda que dice y hace “cosas de izquierda”. Sin embargo, también se lo ha criticado por no ser suficientemente de izquierda: por no alzar públicamente la voz contra la Junta Militar argentina de los años 70, por no apoyar la teología de la liberación, que busca ayudar a los pobres y los oprimidos, y por no realizar pronunciamientos definitivos sobre el aborto o la investigación con células madre. ¿Cuál es exactamente la postura del papa Francisco?.

PARAGUAYO. En primer lugar, creo que es un error considerarlo un jesuita argentino. Tal vez deberíamos considerarlo un jesuita paraguayo. Después de todo, es probable que su educación religiosa se viera influenciada por el “sagrado experimento” de los jesuitas paraguayos, dice Eco.

Hoy día, lo poco que sabe la mayoría de la gente sobre esos acontecimientos se debe a la película de 1986 La misión, que protagonizan Robert De Niro y Jeremy Irons y que -tomándose considerables licencias- condensa 150 años de historia en unas dos horas. Para resumirla en pocas palabras: de México a Perú, los conquistadores españoles perpetraron masacres inenarrables con el apoyo de teólogos que veían a los pueblos indígenas como salvajes y pensaban que tenían justificación divina para conquistarlos. A comienzos del siglo XVII, los jesuitas decidieron reconocer los derechos de los aborígenes (en especial los guaraníes, que vivían en Paraguay en condiciones casi prehistóricas) y los organizaron en “reducciones” o comunidades autosuficientes.., señala Eco

Ahora bien, si decidimos interpretar las acciones de Francisco desde este punto de vista, el Papa actual seguramente no tiene intenciones de llevar a cabo experimentos similares en la isla de Lampedusa; y sería bueno que lograra desarticular paulatinamente el Istituto per le Opere di Religione, el llamado Banco Vaticano, señala.

Dejá tu comentario