Edición Impresa

El Palacio de los López, el primer edificio emblemático de Asunción

Fue construido en el siglo XIX por orden de Francisco Solano López para su residencia, pero el mariscal nunca llegó a habitarlo. Terminado en 1892, fue convertido en sede del Gobierno.

Por Carlos Darío Torres | ctorres@uhora.com.py

La construcción del Palacio de López, o de los López, comenzó durante la presidencia de don Carlos pero la iniciativa fue de su hijo Francisco Solano, quien planeaba convertirla en su residencia.

Existen varias versiones acerca de cuándo empezó la construcción, pero lo cierto es que hay coincidencia en que fue durante la presidencia del patriarca de los López.

Los años 1857 y 1861 son los señalados como los del comienzo de la construcción del edificio.

El terreno en el cual está asentado el edificio fue un regalo de bautismo de Lázaro Rojas a su ahijado Francisco Solano López.

El ingeniero húngaro Francisco Wisner de Morgenstern realizó el diseño del palacio, cuya construcción se inició bajo la dirección del arquitecto inglés Alonso Taylor.

Las obras continuaron incluso durante la Guerra contra la Triple Alianza y en 1867 ya estaba casi terminada.

Fue bombardeada por la armada brasileña en 1869, lo que le produjo daños, uno de ellos muy visible porque afectó uno de los pináculos del mirador.

Tras la retirada de las tropas de ocupación, el Palacio quedó abandonado desde 1876 hasta que los trabajos se reiniciaron en 1890.

El 12 de octubre de 1892 fue habilitado durante la presidencia de Juan Gualberto González.

PALACIO DE GOBIERNO. Usado como sede gubernamental desde 1894, fue residencia presidencial hasta la década del 40 del siglo pasado.

Otro punto que genera opiniones divergentes es el referido a cuál es el frente del edificio

Para Juan Guiria, estudioso de la arquitectura paraguaya, la fachada principal es la que da al Paraguayo Independiente, según consigna el portal del Ministerio de Hacienda.

Tradicionalmente, los asuncenos han considerado que el frente es el que mira hacia el centro de la ciudad.

Dejá tu comentario