Arte y Espectáculos

El niño que dejará su humilde barrio para bailar en escuela Bolshói de Brasil

"Voy a ser un gran bailarín", fue la promesa que hizo Jonathan, un niño brasileño de 10 años que en pocos días dejará su humilde barrio, en la periferia de Salvador (Bahía), para ingresar a la célebre escuela de ballet del Teatro Bolshói en Brasil, la única filial fuera de Rusia.

Jonathan jugaba en su casa de Salvador, en el estado de Bahía, en Brasil, a ponerse en puntas, nunca tomó clases de danza. Ni él ni su familia pensaron que lo lograría, pero hace cinco meses el niño confirmó que será uno de los que estará en la cantera de uno de los mayores palcos de danza clásica del mundo.

Para lograrlo se emprendió una campaña de crowdfunding, que recaudó casi el cuádruple de lo estimado, y, sumado al esfuerzo titánico de su familia, el pequeño bailarín sobrepasó las dificultades económicas y en los próximos días ya estará entre bambalinas.

La madre del pequeño, Denize de Araújo, narró a Efe que todo comenzó el pasado agosto, de manera fortuita. "Fue el destino o Dios", comentó entre risas.

bolshói
El niño es nuevo alumno de la escuela Bolshói, una de las más importantes del mundo.
El niño es nuevo alumno de la escuela Bolshói, una de las más importantes del mundo.

Un proyecto para la caza de jóvenes talentos llegó a Salvador, la capital del estado de Bahía, en el noreste del país, de donde es originario Jonathan, sus padres y sus dos hermanas, Samanta, de 14 años, y Beatriz, de 18.

Una de las hijas del matrimonio se inscribió en una prueba de canto en una feria de jóvenes talentos, pero la familia llegó tarde a la segunda prueba por un retraso del autobús en el que viajaban y la pequeña perdió su oportunidad.

Una vez allí, la madre de los niños vio que la escuela del Bolshói estaba realizando las pruebas y preguntó si su pequeño podría participar: "Cuando acabó, nos dijeron que tenía un 95% de posibilidades de entrar", relató Denize.

La siguiente fase se desarrollaría en la propia escuela, que está en Joinville, una cuidad del estado de Santa Catarina 1.840 kilómetros al sur de casa, por lo que las primeras dificultades acecharon a esta familia carente de recursos, que esta vez estaba dispuesta a llegar a tiempo.

"Pedí un préstamo al banco porque no teníamos recursos para poder ir a Joinville", contó el padre del pequeño, Josué dos Santos, que es policía en Salvador y el único empleado en la familia.

niño Bolshói
El niño tuvo que mudarse a Bahía y vivirá allí los próximos ocho años.
El niño tuvo que mudarse a Bahía y vivirá allí los próximos ocho años.

Después de dos días de examen para el pequeño y de rezos para su familia, Jonathan superó con éxito las pruebas y ganó su ingreso en la escuela, donde se formará los próximos ocho años.

El costo de las clases corre a cuenta de la institución rusa como parte de su compromiso social, pero, para consumar el sueño de Jonathan, este debe abandonar Sao Gonçalo do Retiro, un modesto barrio de la periferia de Salvador, y mudarse a Joinville, una ciudad con un nivel adquisitivo más alto.

Ante el desafío, la familia no dudó en pedir ayuda y darse a conocer en los medios de comunicación locales, de forma que la Associação Classista de Educação e Esporte da Bahia (ACEB), que se dedica a promover las artes y el deporte a través de políticas sociales en la región, supo del caso del joven por televisión.

La organización contactó con la familia y el pasado 7 de enero creó una campaña de financiación colectiva para tratar de reunir, al menos, el dinero necesario para los pasajes de avión.

La iniciativa nació con la meta de USD 2.676 a recaudar en unos 15 días, pero el objetivo fue sobrepasado en 72 horas y ahora, a unos días de la fecha límite, la recaudación sobrepasa los USD 10.000, cerca del cuádruple.

"La gente de Bahía es fantástica", expresó la presidenta de la ACEB, Marinalva Nunes, que aseguró que las casi 600 donaciones ya cubren la manutención de la familia durante el primer año, pero que su asociación seguirá velando por la viabilidad de la carrera del pequeño durante los siete años siguientes.

El 21 de enero, Denize, Samanta y Jonathan se embarcarán juntos rumbo a Joinville, dejando más de 1.800 kilómetros atrás a Josué y Beatriz, la mayor de los tres hermanos, ya que el padre no puede trasladarse a causa del trabajo: "Tenemos el corazón partido, pero sabemos que es por una buena causa", expresó el progenitor.

Denize manifestó que los niños ya están matriculados en una escuela en la nueva ciudad y que el primer paso será buscar una casa y un trabajo: "Yo ya trabajé de cuidadora de ancianos, pero ahora puedo trabajar de lo que sea", refirió agradecida la madre.

Jonathan señaló que, aunque echará de menos a sus amigos, está "muy feliz" ante el nuevo rumbo que tomará su vida en unos días porque le encanta bailar, a pesar de su timidez. "Me da vergüenza cuando todos me miran", confiesa la joven promesa.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario