Economía

El ministro sabía que la firma de su padre pretendía puerto de Concepción

Un documento de la ANNP revela que ya en el primer concurso para la concesión del puerto, en 2016, Jiménez Gaona sabía que la firma CIE, de la que su padre es accionista, figuraba en la lista de oferentes.

En un reporte de gestión que remitió la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) al ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona, en julio de 2016, ya aparece en la lista de oferentes para la concesión del Puerto de Concepción la empresa CIE, de la que es accionista su padre.

Este documento, publicado por Telefuturo, revela que el escrito fue enviado por José Miguel Marín Bestard, que por entonces era miembro del directorio de la ANNP. El reporte le detalla a Jiménez Gaona las tareas que el comité de evaluación de ofertas estaba realizando sobre las propuestas que fueron presentadas por 3 empresas: el consorcio CIE SA, integrado por Imperial Shipping y CIE SA; consorcio Salto Aguaray SA, integrado por Mercoplus SA y Salto Aguaray SA; y, finalmente, la firma Puerto Seguro SA.

Sin embargo, el jueves pasado, en entrevista con radio Monumental, cuando se le preguntó al ministro si conocía los vínculos de Baden SA –firma que finalmente fue adjudicada para explotar el puerto– con la empresa CIE, respondió: "Él (su padre) es accionista de CIE, pero yo hasta el día de ayer no tenía idea de quiénes integraban Baden SA".

proceso. El empresario Francisco Griño, de la firma Puerto Seguro SA, dijo ayer que cuando se hizo el primer llamado a concurso de ofertas para concesionar el puerto citado, unas diez empresas retiraron el pliego de bases, que era muy exigente y que por ello solamente tres empresas concursaron. "Nunca se explicó por qué se declaró desierta esa licitación, solo dijeron que habría otro llamado, pero ya no nos comunicaron. Pensamos que se iban a cambiar algunas condiciones del pliego, pero después nos sorprendió enterarnos de que ya se había adjudicado el puerto", relató.

Según la directora jurídica de la ANNP, María E. Galeano, el primer llamado fue declarado desierto el 17 de agosto de 2016 porque los oferentes no cumplieron con las exigencias del pliego.

En este punto, cabe recordar que en aquella lista de tres empresas que "no cumplieron las exigencias" se encontraba el consorcio conformado por CIE e Imperial Shipping.

La adjudicación se dio finalmente, según una publicación que aparece en la página de la ANNP, el 28 de diciembre del 2016.

Pero lo que más llama la atención es lo que dice la ANNP en la nota: "se ha verificado la oferta técnica y la oferta económica presentada por la firma Baden SA (Imperial Shipping SA y Consorcio de Ingeniería Electromecánica-CIE), las cuales cumplían sustancialmente con los criterios legales y técnicos, demostrando poseer además la experiencia requerida en el Pliego de Bases y Condiciones para la explotación de la TP de Concepción–Puerto Nuevo".

Es decir, cuatro meses después de que CIE y Shipping no calificaban en aquel primer llamado, después fueron adjudicadas a través de Baden SA.

"Acá nos vendieron la imagen de la transparencia y lo que queremos los empresarios es poder competir en igualdad de condiciones. Nadie sabe quiénes compitieron en aquel segundo llamado, tampoco quieren darlo a conocer", lamentó Griño.

En el segundo llamado, también llama la atención que no apareció el nombre del padre de Jiménez Gaona en la lista de los accionistas de CIE.

Embed

Dejá tu comentario