El ministro panameño de Seguridad continuará en el cargo pese a su dimisión

Panamá, 14 mar (EFE).- El ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, dijo hoy que se mantendrá en el cargo, casi una semana después de que presentara su "renuncia irrevocable", tras protagonizar una polémica con el exdirector de la Policía Nacional Gustavo Pérez.

"Con el peso de las responsabilidades de mi cargo y los deberes propios de ciudadano responsable con nuestro país (...) he decidido mantenerme en el cargo", dijo Mulino en un comunicado que leyó en el marco de una conferencia de prensa.


El presidente panameño, Ricardo Martinelli, y el Consejo de Gabinete (Consejo de Ministros) habían pedido ayer a Mulino que reconsiderara su dimisión, que la haría efectiva a partir de mañana, jueves.


La polémica entre Mulino y Pérez se originó la semana pasada, debido a la creación de una entidad externa, propuesta por el primero, y que rechazaba el segundo, y que estaría compuesta solo por funcionarios civiles que juzgarían a los agentes policiales que cometieran faltas.


El ministro de Seguridad indicó que al presentar su renuncia cumplió un cometido en defensa y salvaguarda de la institucionalidad democrática del país.


"Sentí que fue el momento de imponer con mi acción un acto serio al rumbo posible de instituciones de seguridad, que están llamadas a ser (...) garantes de nuestra Constitución Nacional, siempre bajo el mando democrático del poder civil legítimo", precisó.


Gustavo Pérez fue removido de su cargo dos días después de la renuncia de Mulino por el presidente Ricardo Martinelli, quien lo envió al Consejo de Seguridad, y en su reemplazo nombró a Julio Moltó, quien hasta ese momento estaba al frente de esta última entidad.


Mulino señaló que se reunirá mañana con Moltó, quien tomará posesión del cargo el viernes, así como con los jefes del Servicio Aeronaval (SENÁN), Ramón López, y del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Frank Ábrego, para retomar el plan de trabajo previsto para el 2012.


El proyecto propuesto por Mulino, el cual será reconsiderado por el Consejo de Ministros a petición del presidente Martinelli, creaba el Sistema de Administración de Justicia Disciplinaria y estaría compuesto por experimentados abogados, totalmente ajenos a las instituciones de seguridad del país.


La entidad, adscrita al Ministerio de Seguridad, iba a estar compuesta por quince personas, entre jueces y suplentes, para juzgar a los agentes que incurrieran en faltas administrativas o de cualquier tipo.

Dejá tu comentario