Arte y Espectáculos

El mejor concierto de la gira de los Guns fue en Paraguay

Músicos, organizadores y el mánager del grupo coinciden en que en Asunción todo estuvo a favor de los fans: el vocalista de la banda, Axl, no se demoró tanto en aparecer, cantó tres horas y el clima fue perfecto.

Por Sergio Noé | snoe@uhora.com.py

No solo el público se quedó encantado con los Guns N' Roses, sino los organizadores y el mánager del grupo para quienes el concierto de Asunción fue el mejor de la gira Chinese Democracy.

Uno de los responsables de la empresa organizadora Garzia Group, Nicolás Garzia, indicó que para el mánager del tour de los Guns N' Roses este fue el mejor recital de Sudamérica, tanto por las buenas condiciones climáticas, como por la presentación del líder de la banda, Axl Rose, que no hizo esperar tanto al auditorio y ofreció un show de tres horas de duración.

ESTRELLA. Digna de una película de Hollywood fue la llegada en helicóptero de Axl Rose, que fue trasladado desde el aeropuerto.

El vocalista fue el más esperado de los Guns, y al pisar Asunción, cumplió el sueño de miles de roqueros que lo esperaron por casi diez interminables horas, convirtiéndose en el primer concierto de esta magnitud en la historia del rock en Paraguay.

SUERTE. Aunque se esperaba una tardía aparición de Axl para la 1.00 o las 2.00 , su apoteósica subida al escenario pasados los 10 minutos de la medianoche rompió todos los pronósticos, ya que dejó Aeroparque, de Buenos Aires, a las 21.00, y llegó en menos de dos horas a Asunción.

A pesar de las cenizas volcánicas que causaron las suspensión de varios vuelos el sábado, el vocalista pudo llegar a Asunción, donde el clima fue perfecto, ya que en los demás recitales en Sudamérica llovió o hizo frío, lo que restó brillo a las presentaciones.

PÓCIMA SECRETA. El té de jengibre que bebió minutos antes de subir al escenario fue la pócima secreta que prolongó su potencia vocal por más horas, permitiendo que su característico vozarrón tenga una versión mejorada que las criticadas de Río, Santiago, La Plata y Córdoba.

Sin embargo, los agudos del carismático y extrovertido vocalista de los Guns fueron bastante peleados, sufridos y con muchos aciertos, gracias a la técnica del falsete, con la cual pudo alcanzar los altos requeridos de sus inolvidables hits.

Pero lo más desafiante de las casi tres horas de espectáculo se percibió en uno de los temas finales, Knockin' on heaven' door (de Bob Dylan), donde Axl pedía al público que cante las estrofas, ya que tuvo que hacer varias pausas por el notable cansancio. Aún así, y a sus 49 años, el emblemático ícono del rock demostró que todavía le sobran energías, ya que corre- teaba de una punta del esce- nario a la otra, con la ovación de sus fans.

Dejá tu comentario