Economía

El campo genera 28% de la riqueza, pero aporta directamente solo 2,2%

Si bien representa el 28% del producto interno bruto (PIB), la participación de los negocios del campo en los ingresos fiscales es aún ínfima. Según datos del propio Ministerio de Hacienda, el agro aporta directamente el 2,25% de la recaudación tributaria total.

Es por ello que todas las voces coinciden en la necesidad de que el sector agropecuario tenga una mayor contribución tributaria. Más aun en un país donde el 52,3% de lo recaudado proviene del impuesto al valor agregado (IVA), un tributo indirecto que castiga a los más pobres; mientras que el sector agropecuario tributa apenas el 0,5% en forma directa, a través del impuesto a la renta a las actividades agropecuarias (Imagro).

Pero ¿es recomendable o no aplicar un impuesto a la exportación de granos?

En un material publicado en agosto de este año, el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep) señalaba que se podría plantear la implementación de un impuesto a la exportación de productos agrícolas, dado que este sector goza de un injusto privilegio fiscal en muchos sentidos.

Cadep sostiene que el sector solo paga el impuesto al valor agregado sobre los insumos que utiliza, pero no paga impuesto al valor agregado ni las ganancias sobre su producción, ni un monto razonable de tributo sobre el empleo de la tierra. Sugiere que este impuesto a la exportación sea temporal, mientras se normalice el impuesto fundiario y se deroga el Imagro, unificándolo con el impuesto a la renta a las actividades comerciales, industriales y de servicios (Iracis).

ESPACIO. Entretanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) se opone al impuesto a la exportación de granos, pero sí respalda extender el Imagro a las cooperativas y limitar las deducciones excesivamente generosas, y adoptar un impuesto a las ventas de productos agrícolas que se aplicará en la primera fase de la cadena de transacciones y a una tasa baja. El organismo considera que hay espacio para recortar aún más las deducciones, eliminar las lagunas tributarias y unificar los diversos regímenes tributarios vigentes en el sector agropecuario.

El gobierno de Fernando Lugo consideraba que había que aplicar un impuesto a la exportación de granos, y así lo hizo saber en diferentes ocasiones el Ministerio de Hacienda en su hoja informativa remitida al Congreso semanalmente. Estimaba que no es legítimo incluir como aporte del sector las contribuciones de los siguientes eslabones (comerciales, industriales y de servicios) de la cadena de valor, ni los impuestos indirectos.

En contrapartida, el actual ministro de Hacienda de Franco, Manuel Ferreira, considera que el tributo a la exportación de granos será recesivo, y propondrá a cambio al Congreso que apruebe aplicar el IVA al sector agropecuario, con una tasa del 5%.

Esta misma postura tienen los productores, mientras que los economistas difieren sobre los efectos que tendrá este gravamen. Esto ayudaría a la formalización del sector agrícola, la mayor equidad tributaria al incorporar al sector agropecuario al IVA. Esto generaría mayores ingresos tributarios para el Estado en corto plazo.

GRAVAMEN A LA EXPORTACIÓN DE GRANOS

El Impuesto a la Renta de Actividades Agropecuarias (Imagro) representó 0,5 de las recaudaciones en 2011, unos USD 13 millones para un sector que mueve, entre granos y carne, USD 3.000 millones al año.

SOJEROS INICIAN MAÑANA LOBBY EN LA CÁMARA BAJA

Buscando evitar que se apruebe el proyecto de ley que grava la exportación de soja, maíz, trigo y girasol, con una tasa de hasta el 10% para destinar a inversión social e infraestructura, los productores iniciarán mañana el lobby en la Cámara de Diputados.

Por el momento las posturas son divididas sobre el futuro que tendrá el tributo, aunque el titular de la Cámara de Baja, Víctor Bogado, cree que se reunirán los votos para la aprobación así como salió de la Cámara de Senadores, la bancada cartista y la patriaqueridista no están de acuerdo, pues consideran que para aprobar un tributo debe haber un análisis riguroso y se debe escuchar a todos los sectores. Los productores amenazan con una marcha frente al Congreso para presionar a los diputados.

Dejá tu comentario