Arte y Espectáculos

“El audiovisual en Paraguay se encuentra en un momento bisagra”

 

“Hoy se hace de tres a cinco películas por año en Paraguay, y si uno pensaba en esas cifras 20 años atrás diría que estaba loco. En la actualidad, para cada filme se contratan entre 25 y 50 personas detrás de cámara, y muchas más frente a ella. Entonces, realmente el audiovisual tiene gran importancia”, dice el presidente de la Cámara Paraguaya de Empresas Productoras de Cine y Televisión (Campro), Alejandro Houston, al hablar sobre algunos aspectos de la actualidad del sector, que recientemente recibió el estatus de industria de parte del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), un reconocimiento muy esperado que dará un nuevo impulso al creciente mercado del audiovisual nacional.

Según el profesional, el Gobierno actual se muestra más abierto a la industria creativa haciendo una apuesta para que genere más empleo, inversión y también apoyo a otros sectores económicos.

Le puede interesar: Tras promulgación, audiovisualistas preparan reglamento de Ley de Cine

BENEFICIOS. “Tendremos los mismos incentivos que cualquier industria en Paraguay, al regirnos por la Ley 60/90, tenemos exenciones impositivas, acceso a préstamos de inversión y fomento para capital operativo, para infraestructura; también accedemos a la maquila. Creo que por primera vez el Gobierno otorga un espacio un poco más importante al sector audiovisual”, destaca el productor sobre algunos de los beneficios que conlleva la denominación recientemente otorgada por el MIC.

Considera que a partir de ese reconocimiento “hay que ir construyendo los mecanismos para estar a la altura, para formalizar todo el sistema”.

Esto ayudará a explotar el momento crucial que vive la nueva industria. “El audiovisual en Paraguay se encuentra en un momento bisagra: Tiene la mejor relación de costo de producción en Latinoamérica, lo que incentiva a otros países a venir a trabajar aquí, además recibimos pedidos de presupuesto de Argentina, Uruguay, Chile, y se exportan comerciales de Paraguay al exterior desde hace ya un par de años. Esto es insólito, en otros tiempos jamás se habría pensado que fuera posible”, enfatiza.

Por ello, cree que este clima tan favorable “hay que aprovecharlo y volcarlo en acciones concretas, y que el título de industria no quede solo en un texto”.

Houston insiste en que “hay que trabajar con estas nuevas reglas y sistemas para que el sector crezca con más facilidad, abriendo la posibilidad de contratar más mano de obra, para generar más inversiones y abrirse a nuevos mercados”.

POLÍTICAS DE ESTADO. No obstante, recuerda que aún faltan aclarar muchas reglas de juego. “Hay cosas por resolver en cuestiones de políticas de Estado, como por ejemplo Aduanas; llevar equipos nuestros a otros países y volver a traerlos. En Migraciones; llevar gente afuera y que directores extranjeros puedan venir para generar coproducciones”, detalla, y agrega que existen fondos para estos rubros, pero que no se puede acceder a ellos por falta de políticas.

“Este es un sector lindísimo, que tiene mucha capacidad, que contrata gente joven, que mete gente nueva, gente con ganas. Tenemos una gran oportunidad para ofrecerle al mundo un audiovisual paraguayo interesante”, reflexiona finalmente Houston.

Dejá tu comentario