02 mar. 2024

El 68% de jóvenes asalariados no aportan al sistema de jubilación

Según datos proporcionados por el INE, 6 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 29 años realizan alguna actividad económica en el país, aunque la mayoría perciben menos del salario mínimo legal vigente.

Triste festejo. La mayoría de los jóvenes de entre 15 y 29 años ganan menos del salario mínimo vigente, según el INE..jpg

Triste festejo. La mayoría de los jóvenes de entre 15 y 29 años ganan menos del salario mínimo vigente, según el INE.

Solo el 32,1% de la población juvenil, de entre 15 y 29 años de edad, que se encuentra ocupada y percibe un salario, accede al sistema de jubilación en el país, según el informe proporcionado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), lo que significa que el 67,9% está trabajando en negro y no realiza aporte alguno para una futura jubilación.

Igualmente, los mismos datos entregados por el organismo oficial de estadísticas reflejan que la mayor parte de los jóvenes en esta misma franja de edad se encuentran percibiendo menos del salario mínimo legal vigente, o sea que G. 1.991.000 en promedio.

Según el informe oficial entregado por el INE hay 692.542 personas en el país de entre 15 y 29 años que realizan algún tipo de actividad económica, de un total de 1.960.832, que están en esa franja de edad.

Este es el panorama en que viven los jóvenes paraguayos, que en la fecha celebran su día, en medio de la nebulosa que representa para ellos su futuro laboral.

5311606-Libre-1756135203_embed

El informe del INE también indica que del total de la población de 15 a 29 años de edad (1.960.832), alrededor de 6 de cada 10 jóvenes realizan actividades económicas, es decir, están clasificados dentro del segmento de población ocupada.

Se estima que la población de Paraguay asciende a alrededor de 7,3 millones de personas en el año 2021. De esta cantidad total, aproximadamente, 27% son jóvenes, que equivalen a casi dos millones de personas de entre 15 y 29 años.

Por grupos de edad, el 35,6% (698.000) tienen entre 15 y 19 años; 33,4% (655.000) están en el grupo de 20 a 24 años, y 31,0% (607.000) tienen entre 25 y 29 años.

Del total de la población juvenil de 15 a 29 años de edad, 995.977 son hombres, o sea el 50,8%; y 964.855 son mujeres, equivalentes al 49,2%.

Alrededor de 1.280.000 jóvenes viven en áreas urbanas del país (65,3%); y 680.000 en áreas rurales (65,3%).

Del total de la población de entre 15 y 29 años de edad (1.960.832), el 20,2% cuenta con seguro médico vigente en el país.

NIVEL DE EDUCACIÓN. Un poco más de la mitad de los jóvenes de 15 a 24 años de edad (50,8%) asisten a una institución de enseñanza formal, siendo la tasa de asistencia superior en áreas urbanas en relación con las rurales (55,4% versus 42,3%).

En el año 2021 se observó que el 88,7% de la población de 15 a 19 años utilizó internet, mientras que en el grupo de 20 a 24 años de edad la utilización de internet fue del 92% y entre los de 25 a 29 años, 93,6%. Mientras que del total de la población de 15 a 29 años, 7 de cada 10 jóvenes son solteros, o sea unos 2 de cada 10 jóvenes viven con su cónyuge sin haber contraído matrimonio civil o religioso.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.