Economía

El 39% de carga liberada en puerto de Foz vino al país

 

El puerto seco de Foz de Yguazú liberó más de 169.000 camiones en 2020 y se mantiene como el mayor de América Latina en movimiento de cargas, a pesar de la pandemia. El Paraguay es el destino del 39% de las cargas liberadas el año pasado, según un reporte publicado ayer por la Receita Federal de Brasil.

En total 169.657 camiones fueron liberados en 2020, equivalentes a un movimiento económico de USD 4,6 mil millones, de los cuales USD 2,5 mil millones corresponden a exportaciones y USD 2,1 mil millones a importaciones.

Las operaciones mencionadas colocan al puerto seco de Foz de Yguazú como el mayor de América Latina, con relación al movimiento de cargas, teniendo como destaque las operaciones de exportación al Paraguay, para lo que fueron liberadas 66.237 cargas, que representan el 39% de todo el flujo de vehículos del año.

El flujo de camiones por el Puente de la Amistad nuevamente batió récord en diciembre último, superando a lo alcanzado en octubre del año pasado, con 25.891 camiones con cargas que cruzaron la frontera entre el Brasil y el Paraguay.

Las importaciones de Paraguay aumentaron considerablemente en el segundo semestre y, especialmente, en los últimos tres meses de 2020, llegando a superar los USD 737 millones, incluso más de lo importado en el primer semestre, que fue de USD 731 millones, refiere el reporte.

El detalle de los productos importados revela que se tramitaron peces, frutas, leche, ajo, aceitunas, frijoles, harina de trigo, aluminio, aceites, hierro, textil, arroz, trigo, maíz y soja.

En cuanto a las exportaciones se realizaron trámites para derivados de celulosa, plásticos, fertilizantes, maquinarias agrícolas, vehículos, piezas, acero y maderas, según el relato.

Los datos revelan que a pesar de las restricciones establecidas desde marzo a octubre del 2020, con el cierre de la frontera entre el Brasil y el Paraguay por causa de la pandemia ocasionada por el coronavirus, no afectaron las operaciones comerciales.

Las acciones de exportación e importación de insumos y alimentos no formaron parte de las restricciones establecidas en ambos países por el cierre de frontera, además de las referentes a las personas, por cuestiones humanitarias, o funcionarios que ejerzan funciones de Gobierno de ambos países, así como los que por cuestiones de salud debían trasladarse de un país a otro.

Dejá tu comentario