Política

“Ejecutivo y el Congreso presionaron ante la investigación a Quintana”

Carlos Mateo Balmelli, dirigente del PLRA, abogado y ex titular del Congreso, se mostró preocupado por la alergia que desarrolla la clase política cuando uno de sus integrantes está siendo investigado.

El abogado Carlos Mateo Balmelli, analista político, dirigente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y ex titular del Congreso, analizó la situación que envuelve al diputado colorado Ulises Quintana, quien fue electo en filas del oficialismo, el movimiento Colorado Añetete, sector liderado por el propio presidente Mario Abdo Benítez.

Recordemos que Quintana está imputado por los supuestos hechos punibles de tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Sin embargo, tras estar diez meses en prisión, la semana pasado volvió a su banca en la Cámara Baja.

Mateo Balmelli indicó que esta es una consecuencia de la intromisión del poder político en la Justicia. Rememoró que Silvio Ovelar (Añetete), siendo presidente del Congreso (Poder Legislativo), cuestionó en enero la actuación de la Fiscalía, considerando que Quintana no podía seguir privado de su libertad, y calificó el trabajo del Ministerio Público como “arbitrario”.

Igualmente, agregó que en el mismo mes el vicepresidente Hugo Velázquez, integrante del Poder Ejecutivo, había calificado que muchas imputaciones carecen de fundamentos, en alusión a las que tiene Ulises Quintana. Además, posteriormente el senador Enrique Bacchetta había amedrentado en un tuit a los jueces y fiscales que llevaban el caso del diputado.

“Definitivamente en el caso de Ulises Quintana se nota que está intoxicada políticamente la resolución de la jueza (Magdalena Narváez)”, aseveró el analista.

Mateo resaltó el papel de la Fiscalía, que actuó, imputó y solicitó la prisión. “Lo que fue sorprendente fue la reacción de los actores políticos, sobre una actuación de la Fiscalía, que se presta a la obstrucción de justicia. No puede un fiscal, un juez, actuar libremente si es que está siendo hostigado por el poder político, y eso se dio (...). Lo que fue sorprendente es la participación del vicepresidente de la República, o sea, el Poder Ejecutivo, amén de otros senadores, con sus declaraciones hostiles a la participación de la Fiscalía, que obstruyen el trabajo de la Justicia”, lamentó.

PREOCUPADO. Por otro lado, Carlos Mateo se mostró sorprendido, y preocupado, por “la alergia que tienen, que desarrolla el cuerpo político cuando hay una suerte de investigación judicial”. “Eso es preocupante para el estado de derecho”, advirtió.

Asimismo, sobre Narváez, quien liberó a Ulises, se remitió a declaraciones de senadores que ya cuestionaron la decisión. “La jueza hizo una interpretación abusiva del Derecho para beneficiar al inculpado, definitivamente. Está clarísimo”, aseveró.

Declaró que si no se rompe el vínculo de la política con los organismos jurisdiccionales, el país no tendrá un auténtico estado de derecho. “Si los jueces no son capaces de asumir su función, de cumplir su obligación constitucional, que es la de ser independientes ante el poder político, entonces estamos en la misma bolsa”, cuestionó Mateo.

Finalmente, señaló que tras la reincorporación de Quintana a la Cámara Baja “se impuso el espíritu y la disciplina corporativa, por sobre el Derecho”.

Dejá tu comentario