Deportes

Duro golpe en la Toldería

 

River Plate arrancó con el pie derecho el Clausura tras vencer a Guaraní por 3-1 en la Toldería, con un primer tiempo en donde por momentos tuvo un desempeño perfecto.

Apegado a su libreto de la buena circulación y juego vertical, el Kelito fue más. Buen criterio para el control desde la tenencia del balón proponiendo un juego dinámico. Requena y Bustos rompieron líneas, ante una predecible propuesta del Indio.

El Aborigen buscó, pero la solitaria aventura de Benítez por izquierda no tuvo sustento, por lo que se fue diluyendo la intención del local. River apostó por cerrar los caminos con un medio versátil que apoyó a la última línea.

Las dudas para la marca en el Aurinegro mostraron el camino para el elenco de la banda. Alternando con pelotas largas, River sacó provecho del buen movimiento de Prieto que definió sin presión con golpe de cabeza.

Tras el gol, los males del local incrementaron. El retroceso lento y descoordinado desembocó en una mano de Cabral, que Salinas aumentó la diferencia, de penal.

DIFERENTE. En la complementaria se invirtieron los roles. El cambio de actitud y replanteo de Guaraní dio otro panorama. Fernández tuvo su regreso con gol en la segunda arremetida (5') y a partir de allí tomó protagonismo.

Sobre el final, el elenco de Farrar demostró su tiempo de trabajo, aprovechando la pelota parada para sentenciar el juego (gol de Torales 69').

River dejó muestras de ser un equipo peligroso cuando apuesta en ataque, aunque sigue sin poder sostener el ritmo frenético de su propuesta. A su vez, Guaraní tuvo reacción, pero deja preocupaciones del medio para atrás. Será de gran aprendizaje este partido para Gustavo Costas, mientras que Farrar ve cómo la efectividad de su equipo le dio rédito.

Dejá tu comentario