Arte y Espectáculos

Drexler en Asunciónico: “Preparo otros arreglos de las canciones”

El cantautor uruguayo ganador de un Oscar por su canción Al otro lado del río, de la película Diarios de motocicleta, retorna al país en menos de un año, como uno de los artistas centrales del megafestival roquero.

Accesible, reflexivo, verborrágico y siempre dispuesto, así se muestra habitualmente el cantante y compositor uruguayo Jorge Drexler, quien concedió una entrevista telefónica exclusiva a Última Hora, para hablar sobre su vuelta al país a menos de un año de su anterior visita. En esta ocasión, será una de las estrellas centrales del megafestival Asunciónico, cuya primera jornada se desarrollará este jueves, en el espacio Idesa. La presentación de Drexler está marcada para las 21.00.

El cantante uruguayo comenta que en este momento se encuentra realizando la gira Silente, un unipersonal en que se presenta en el escenario sin su banda, acompañado únicamente de su guitarra. Sin embargo, cuenta que el Asunciónico marcará el retorno de sus músicos, con quienes no toca desde hace seis meses, tras concluir la gira Salvavidas de hielo.

Drexler se muestra muy feliz por la oportunidad que le otorgan eventos de gran envergadura como el Asunciónico, –y el Lollapalooza, en Buenos Aries, la próxima semana– de poder experimentar otro tipo de escenarios y con un público mucho más masivo y diferente al que habitualmente asiste a sus conciertos que, por lo general, se realizan en teatros con aforos más reducidos y ambientes más intimistas. Y, en este sentido, reconoce que será todo un desafío “seducir” al público con sus canciones en un escenario a cielo abierto y con tanta dispersión.

“La atención no se atrapa, para mí. La atención es un proceso de seducción. Yo ofrezco esta música y si esa persona se ve tentada o seducida por esa música, acepta escucharla. Y si no la acepta, este es un festival muy grande, no hace falta que todo el mundo vaya a escuchar lo mismo. Con que yo tenga un espacio para tocar o que haya un silencio relativo para que se pueda escuchar, a mí me alcanza; el mensaje llegará a quien tenga que llegar”, sentencia.

Drexler agrega que los megafestivales también le otorgan la magnífica oportunidad de probarse a sí mismo, a su banda y a sus propias canciones. “Preparo otro tipo de comunicación, e incluso, otro tipo de arreglos de las canciones, para reforzar algunos elementos rítmicos y también comunicativos con el público.”, explica el cantante desde Madrid, en donde reside.

Experimentos. “A mí me gusta mucho la experiencia humana en su totalidad, por eso me gusta hacer experimentos más expansivos, probar qué es lo que pasa en una comunicación a una escala más grande. Lo que sí puedo decir es que en mis conciertos prefiero tener a las personas por las razones adecuadas, no hace falta que conozcan el repertorio, pero sí que tengan predisposición para escuchar”, dice el intérprete.

Drexler asegura estar sorprendido, en ocasiones, por contar entre su ya extensa red de seguidores a millennials que lo escuchan habitualmente y que gustan de sus canciones. “El público mío es bastante más joven que yo, para mi sorpresa y agrado. Creo que es porque no discrimino generacionalmente al ser humano, es decir, si fuera tan fácil dividir por aforo los lugares en donde me presento, sería todo muy previsible, y no lo es. De cualquier manera, es cierto que es un desafío, pero para ese desafío llevamos un repertorio especial y una banda muy fogueada en ese tipo de batallas”, asegura.

Reguetón. Drexler no le rehúye a ningún tema, siempre tiene la respuesta precisa ante cualquier pregunta que se le formule. Uno de esos temas casi obligatorios en estos tiempos que corren es el reguetón, este estilo musical no siempre bien aceptado por muchos, pero tan masificado que no existe alguien que no lo haya escuchado, bailado o tarareado, por sus letras pegajosas. El uruguayo, obviamente, no está exento de esta tendencia y opina al respecto.

“Lo primero que quiero hacer es felicitar a los que hacen reguetón, porque consiguieron una presencia de la música en español en todo el mundo que no tiene precedentes. No somos conscientes del poder que tiene el reguetón en sitios como Europa del Este, Asia y el norte de África. ¡Es una locura!”, expresa.

“Lo segundo que tengo que decir es que no existe ninguna generación de personas de 40 años que no mire la música que hacen los de 16, con desprecio y miedo. Es un fenómeno que se repite, porque decíamos lo mismo de la cumbia en los 80, hasta que a finales de los 90 y principios del 2000, se volvió la lengua franca en el continente y ahora lo es el reguetón”, concreta.

Dejá tu comentario