Sucesos

Dos homicidios tiñeron de sangre el fin de semana en San Lorenzo

Entre la noche del sábado y madrugada de este domingo, un adolescente y un adulto fueron asesinados en circunstancias distintas. Uno fue disparado con una escopeta y el otro, apuñalado.

Este fin de semana San Lorenzo se tiñó de sangre con dos hechos de homicidio, en los que resultaron víctimas un menor de 16 años y un hombre de 45 años de edad.

En el primer caso, recibió un disparo a la altura del tórax, con una escopeta casera, mientras que el otro una herida cortante a la altura del cuello, con un arma blanca.

A las 00.30, en las calles San Lorenzo casi Silvio Pettirossi del barrio San José de la Ciudad Universitaria, llegó el adolescente en su motocicleta para defender a su hermana de 17 años que se estaba discutiendo con su pareja J.A.M.G., de 22 años. El menor intentó intimidar a su cuñado con un cuchillo, según informaron los agentes policiales de la Subcomisaría 10ª Villa Laurelty. Añadieron que la menor incluso era víctima de violencia.

Ante esto, la pareja de la joven ingresó inmediatamente a su dormitorio y salió trayendo en la mano un arma de fabricación casera, tipo escopeta, con la cual, sin mediar palabras y a corta distancia, realizó un disparo contra la humanidad de su cuñado.

ARREPENTIDO. El adolescente cayó al suelo con una herida a la altura del tórax, lado derecho. El victimario, arrepentido por lo que había cometido, auxilió al herido, ayudado por otro vecino, llevándolo hasta el centro de salud de Calle'i, donde se confirmó su deceso.

Horas después, el sospechoso se entregó a las autoridades y confesó ser el autor del homicidio, entregando un arma de fuego de fabricación casera, tipo escopeta, con el tuvo cañón de color niquelado, de 40 centímetros aproximadamente. El arma llevaba alojado en el interior un cartucho calibre 12 percutido. Este sería el que disparó para ultimar a su cuñado.

Además, entregó a los agentes policiales un arma blanca tipo cuchillo táctico, de color negro, de la marca Aitor, con hoja de acero, que tenía supuestamente el menor fallecido, según comentaron los intervinientes.

Las evidencias y el detenido fueron trasladados a la sede policial. El caso fue comunicado a la fiscala Susana González, quien explicó que el hombre será imputado por el hecho punible de homicidio doloso, cuya expectativa de pena es de hasta 30 años de cárcel.

Los nombres de los adolescentes y del sospechoso se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad, en condición de víctima o supuesto autor de hechos punibles.

Dejá tu comentario