Especiales

Donantes de órganos: Protagonistas de un gesto de amor invaluable

Paraguay conmemora el Día Nacional del Donante de Órganos cada 12 de setiembre, una fecha que rinde homenaje a todos los héroes que hicieron posible una vida nueva y mejor para otros paraguayos.

Altruista, heroico, valiente, noble. Son muchos los calificativos que surgen con una simple pregunta: ¿Cómo definirías a un donante de órganos? Este 12 de setiembre, Paraguay conmemora el día de los protagonistas de este gesto de amor invaluable.

El temor comprensible a una sala de cirugías se torna pequeño cuando salvar la vida de un ser querido se trata.

En abril de este año, los hermanos López fueron protagonistas del trasplante renal número 113 del Hospital de Clínicas. Daniel, de 45 años, sufrió a lo largo de cuatro años una enfermedad crónica en los riñones.

Durante el proceso se vio obligado a abandonar su ciudad natal, Caaguazú, para migrar hacia el Departamento Central, donde fue sometido a un tratamiento de hemodiálisis desde octubre del 2015 hasta este año, cuando la funcionalidad de sus riñones no dejó otra opción que un trasplante.

Pero su vida dio un giro. Su hermana, Ilsa Idalina, de 33 años, dio una muestra de invaluable amor, brindándole la oportunidad de dejar atrás los días que pasó aferrado a una máquina para hacer funcionar este órgano vital.

La hermandad cumplió un papel fundamental, más aún porque la compatibilidad de ambos fue idéntica. Sin embargo, no todas las veces se dan este tipo de escenarios.

La decisión de ser donante es considerada como un gesto altruista pero, en muchas ocasiones, se da en medio de una pérdida dolorosa. Tal fue el caso de una mujer que el pasado 14 mayo, en vísperas del día de la madre, lloró la muerte de su hijo de 16 años.

Nota relacionada: Madre dona órganos de su hijo y renueva vida de 4 personas

El adolescente fue diagnosticado con muerte encefálica por un traumatismo de cráneo sufrido a raíz de un accidente de tránsito en la ciudad de Hernandarias, Departamento de Alto Paraná.

Pese al infortunio de una joven y sorpresiva partida, su madre reunió las fuerzas que necesitó y optó por hacer de su hijo un donante. Esta determinación pudo renovar la vida de cuatro personas.

Sus riñones fueron para dos pacientes; uno del Instituto de Previsión Social (IPS) y otro del Hospital de Clínicas. Mientras que sus córneas fueron a la Fundación Oca del Valle.

Estos dos casos, que desnudan diferentes realidades, forman parte de los más de 20 trasplantes que se hicieron de setiembre del 2018 a setiembre de este año, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Ablación y Trasplantes (INAT).

La Ley Anita, un cambio en el chip del paraguayo

La Ley 6170/18 que modifica varios artículos de la Ley de Trasplantes de Órganos y Tejidos Anatómicos Humanos, conocida como Ley Anita, trajo consigo avances estadísticos para el país.

El debate que surgió hace un año, con la presentación del proyecto de ley, aportó en gran medida a que la población en general se muestre abierta a aprender sobre los pros y contras de estos procedimientos médicos.

El director de la INAT, Gustavo Melgarejo, comentó a Última Hora que gracias a ello Paraguay se encamina a cerrar este año con una tasa récord de donantes.

“Ya llegamos al 3% por millón de personas, una cifra que en el 2009 fue la más alta de la historia. Ahora todavía faltan tres meses para cerrar el año y creemos que se puede superar”, detalló.

donación de órganos en paraguay-2019.png

Si bien con la antigua normativa, igualmente todos los paraguayos mayores de 18 años eran donantes automáticamente, el procedimiento podía ser frenado por sus familiares. Ahora, ya no está este impedimento y son los opositores a ser donantes quienes deben inscribirse como tal, para que llegado el momento se respete su decisión.

La negativa también puede hacerse constar ante el Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional, al momento de la renovación de la cédula de identidad, y ante la Municipalidad de su localidad, cuando se realiza la renovación del registro de conducir.

Tanto el documento de identidad como el registro de conducir consignarán el detalle sobre la voluntad de ser inscripto como donante.

Melgarejo señaló que actualmente existen 50 inscriptos en el registro del opositor, en su mayoría personas muy adultas del sexo masculino y también extranjeros.

“Lo interesante es cómo la gente respeta la decisión del fallecido, porque hay mucha gente que se acercó a la institución para hablar abiertamente de su deseo de ser donante y ayudar a otras personas. Hay buena receptividad hasta el momento”, refirió.

La Ley Anita ya fue promulgada por el Poder Ejecutivo el 7 de setiembre del año pasado, y su reglamentación fue decretada en julio de este año.

¿De qué depende la donación de órganos?

Si bien se logró concretar una serie de trasplantes este año, unos 249 pacientes continúan a la espera de un donante. Y aunque la Ley Anita está logrando simplificar el proceso de extracción, la voluntad tiene otros traspiés: el historial clínico.

“El corazón, por ejemplo, tiene un limitante de hasta 45 años y no tienen que ser hipertensos. El donante, por más que sea joven, si tiene esta condición ya es descartado. También están las personas diabéticas, esta enfermedad produce daños en los órganos blandos como el riñón y el corazón”, explicó.

A estas afecciones se suma también otra enfermedad que, de acuerdo con lo expuesto por Melgarejo, es muy recurrente en gran parte de la población paraguaya: el hígado graso. Esta afección es una contraindicación para la donación hepática.

“Tiene que ver mucho con la alimentación y el sedentarismo que la sociedad adquirió. El poco hábito de la caminata y la comida saludable”, comentó.

Donacion de Organos y Tejidos- Ley Anita.png

Los datos del Ministerio de Salud Pública revelan que solo una de cada 100 personas fallecidas puede transformarse en donante de órganos.

Es decir, las posibilidades se vuelcan más a que nosotros o un ser querido integre en el futuro una lista de espera para ser trasplantados a tener la oportunidad de donar los órganos al finalizar la vida.

Un camino largo por mejorar

El camino que se inició con las modificaciones en la legislación marcaron las pautas a seguir por las autoridades sanitarias. Capacitación, mayores recursos, más conexión entre hospitales son solo algunos.

El titular de la INAT manifestó que a los avances estadísticos se deben sumar los cambios a nivel estructural.

"Se deben fortalecer los hospitales, ampliar los hospitales y también hay que crear una red de conexión con ciudades como Ciudad del Este o Encarnación, donde se sitúan grupos poblacionales importantes", precisó el funcionario.

El médico consideró importante tener más profesionales especializados en el tema y descentralizar los hospitales, dado que actualmente sólo cinco se encuentran habilitados para las cirugías de trasplante.

“Invertir en trasplante es invertir en calidad porque no cualquier centro se habilita para ese fin y no cualquier médico puede hacerlo. El tiempo es nuestra limitante y la calidad se mide en tiempo”, concluyó el profesional.

Dejá tu comentario