Política

Diputados llevan al banquillo de los acusados al que denunció el soborno

Un grupo de 38 integrantes de la Cámara Baja aprobaron una moción para que el diputado Diego Vera dé un informe del ofrecimiento que recibió de G. 25 millones para rechazar el proyecto del metrobús.

Para salvaguardar la buena imagen de la Cámara de Diputados, un grupo de colorados, liberales y oviedistas aprovecharon la sesión de ayer para aprobar por 38 votos a favor y 14 en contra el pedido para que el diputado del PLRA Diego Vera aclare sus dichos sobre el supuesto ofrecimiento de G. 25 millones que recibió para votar en contra del proyecto del metrobús.

La moción fue aprobada a pedido del diputado liberal Óscar González Drakeford, quien argumentó que el intento de soborno "afecta a la honorabilidad y a la imagen de la Cámara de Diputados".

El diputado colorado Raúl Estigarribia recordó que no era la primera vez que los diputados eran denunciados por pedidos de coimas.

El diputado patriaqueridista Sebastián Acha intervino en el debate y recordó a sus colegas que existe una prohibición constitucional de obligarle a una persona a declarar en su contra y que incluso violadores, homicidas y secuestradores tienen el derecho de abstenerse a declarar.

Los diputados abuchearon a Acha cuestionándole la defensa que hizo de Vera. También el joven diputado liberal recibió el escrache y el insulto de sus colegas en la sala de sesiones.

El diputado colorado Óscar Tuma dijo a sus colegas que en el caso de Vera era diferente, ya que él no cometió el delito, sino recibió la información.

DEFENSA. Para intentar calmar los ánimos, Vera pidió la palabra y se ratificó en sus declaraciones, afirmando que no acusó a ningún parlamentario, que dijo que recibió una llamada donde trataron de incentivar su voto para rechazar el proyecto del metrobús.

"Me ratifico en lo que digo, y si tienen que sancionarme, no me importa, porque yo voy a defender los intereses que creo que son de la comunidad, que son de la población. Más de 350.000 personas transitan en un transporte público totalmente incómodo, y si me van a sancionar por eso, pues sanciónenme", se defendió.

Sus palabras hicieron que los diputados afectados bajaran los decibeles. El diputado llanista César López afirmó que fue suficientemente aclarado su informe, por lo que pidió el cierre del debate.

El diputado patriaqueridista Carlos Soler instó a sus colegas a no exaltarse y a mantener la cordura. Sugirió a los afectados que se sintieron salpicados en su honorabilidad, que realicen una denuncia ante la Fiscalía. "No podemos ponerle contra la pared al colega; yo voy a tomar postura a favor de él. Yo no me siento afectado, que se ponga el sayo a quien le venga", indicó.

El diputado liberal Víctor Ríos también salió en defensa de Vera y señaló que sus colegas se olvidan de que el Congreso es un órgano político y no de la Fiscalía ni del Poder Judicial. "Esto no puede constituirse en la santa inquisición, que te amenazan con quemarte porque decís algo con lo que no está de acuerdo la santa inquisición, y entonces te queman", sentenció.

Ríos le dijo a González Drakeford que fue una aberración que haya exigido a Vera dar explicaciones, ya que si su colega quiere hablar, lo puede hacer. "Este no es un ámbito para juzgar los dichos de un colega", indicó.

González Drakeford respondió a Ríos y le señaló que cuando hay dudas y afectan a la Cámara, corresponde su pedido. "Cuando sea necesario lo voy a realizar y nadie me puede prohibir", respondió, y conside- ró que los dichos de Vera fueron suficientemente aclarados.

BLANCO DE ATAQUES

Los diputados Artemio Barrios (ANR) y Édgar Ortiz (PLRA) se despacharon en contra del gobernador de Central, Carlos Amarilla, y del senador Luis A. Wagner, quienes denunciaron un supuesto cobro de entre 5.000 y 10.000 dólares para rechazar el proyecto del metrobús. Barrios calificó de irresponsable, corrupto, descuajeringado y chupasangre de Lugo al senador Wagner, de quien dijo que utiliza al diputado Diego Vera, quien denunció haber recibido el ofrecimiento de dinero. Indicó que tiene que tener pruebas y que no puede estar acusando alegremente a los diputados.

En tanto, el diputado Ortiz indicó que van a pedir la expulsión de Amarilla del PLRA, porque no necesitan un contrario ni un buen publicista de la ANR. Está confiado en que la Justicia va a deslindar responsabilidades y garantizar la ecuanimidad con el fiscal Arnaldo Giuzzio.

Dejá tu comentario