Economía

Designan a dos fiscales en el caso

 

La fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, dispuso que los fiscales Diego Arzamendia y Jorge Arce se encarguen de estar al frente de la investigación sobre la denuncia presentada por el titular de Dirección Nacional de Aduanas (DNA), Julio Fernández, contra el senador Martín Arévalo.

El hecho que será analizado es tráfico de influencias, anunciaron desde el Ministerio Público, ya que es el hecho denunciado.

En la tarde del jueves pasado fue denunciado el legislador ante la Fiscalía General de la República.

Según expuso Fernández, Arévalo intervino en pedidos de designación de funcionarios de la DNA en puestos claves de la institución y también intervino en la tramitación de sumarios administrativos, decisiones jurisdiccionales y procesos administrativos de competencia de la Aduanas.

En caso de comprobarse el hecho investigado, según se estipula en la Ley 2523, el tráfico de influencia tiene una pena de hasta tres años o multa, por lo que a esto se expone el senador.

“El que reciba o se haga prometer para sí o para un tercero, dinero o cualquier otro beneficio como estímulo para mediar ante un funcionario público..., invocando poseer relaciones de importancia, será castigado con pena de hasta tres años o multa”, dice la ley.

Según el director, Arévalo pidió liberar una carga por valor de USD 3 millones, cuyo dueño es un brasileño-libanés.

Dejá tu comentario