Mundo

Desapareció hace 22 años y hallaron sus restos gracias a Google Earth

Los restos de un hombre que había desaparecido en el año 1997 fueron encontrados gracias a imágenes recogidas a través del programa informático Google Earth. El caso tuvo lugar en Florida, Estados Unidos.

William Moldt, de 40 años, había desaparecido en el pueblo de Lantana, condado de Palm Beach (Florida, Estados Unidos), en el mes de noviembre del año 1997. La última vez que fue visto con vida salía de su casa a tomarse unas copas en un bar, pero nunca volvió.

Pocas novedades hubo sobre el caso, hasta que -la semana pasada- la Policía local informó sobre el hallazgo de los restos de Moldt, en un lago de Grand Isles, según informó el portal de El Confidencial.

Esto fue posible luego de que el 22 de agosto pasado, un ex vecino de la zona notificó a las autoridades de que había divisado un vehículo bajo el agua en Moon Bay Circle, en Wellington, detrás de una zona de residencias.

Embed

Se trata de Barry Fay, un tasador inmobiliario que estaba observando el vecindario a través de Google Earth y encontró algo llamativo.

Inmediatamente, se puso en contacto con el propietario de una de las viviendas y, utilizando un dron, pudieron comprobar la presencia de una furgoneta, que no podía verse desde la superficie.

Embed

Luego de dar aviso a los detectives, el vehículo fue sacado del agua con un esqueleto adentro. Era un rodado modelo Saturn SL del año 1994, igual al que conducía William Moldt hace dos décadas, detalló el portal de El País sobre el tema.

La Oficina del Sheriff del Condado de Palm Beach confirmó -el 10 de setiembre pasado- que los restos pertenecen al hombre desaparecido.

Cómo llegó el vehículo hasta ahí todavía es un misterio. La hipótesis principal es que se trató de un accidente vehicular en el lugar, donde en ese entonces se estaba construyendo un complejo habitacional.

Los satélites de Google Earth ya habían rastreado la zona y tomado fotos en el año 2007, aunque entonces nadie se fijó en el detalle de la furgoneta hundida.

Dejá tu comentario