Nacionales

Delincuentes aprovechan falta de control en el río para robar motocicletas

Pobladores de Puerto Casado están preocupados por la inseguridad, debido a que delincuentes aprovechan la falta de control en las aguas y escapan en balsas con pertenencias robadas, entre ellas motocicletas.

Alcides ManenaPor Alcides Manena

Esta nueva modalidad de robos se registra de forma reiterativa. Los delincuentes estarían ingresando a Puerto Casado, Alto Paraguay, desde la zona de Tres Cerros, comunidad del Departamento de Concepción, aprovechando la facilidad de cruzar el río Paraguay en balsa.

Los pobladores denuncian que los desconocidos están causando estragos en los barrios y hace notar la vulnerabilidad que hay en las aguas por donde las personas extrañas se trasladan llevando consigo, en las embarcaciones, motocicletas robadas. Esto se debe a la falta de un estricto control de las autoridades en el acceso a la ciudad vía fluvial.

En la madrugada de este sábado, según el reporte de los vecinos, un grupo de desconocidos acecharon algunos domicilios particulares con la intención de hurtar motocicletas y otras pertenencias.

Una de las víctimas es una docente que comunicó el caso a las autoridades inmediatamente. Tras varias averiguaciones se pudo hallar su biciclo, que fue abandonado en el río Paraguay, entre camalotales, hacia la zona de Tres Cerros, distante a unos 10 kilómetros aguas abajo de Puerto Casado.

Se presume que los autores del hurto serían jóvenes que llevaron la motocicleta en balsa y al no poder bajar en el puerto de Tres Cerros arrojaron la moto a la orilla.

El pasado 8 de enero, la Comisaría de Puerto Casado recuperó otra motocicleta robada del barrio San Antonio, que tras una intensa búsqueda se encontró abandonada en la vía pública.

Otro hecho similar ocurrió el 31 de enero pasado, cuando un operativo policial recuperó seis motocicletas denunciadas como robadas en Concepción y que llegaron hasta Puerto Casado, pasando por Tres Cerros, parte del trayecto que hacen diversas balsas para cruzar el río Paraguay, hacia la localidad chaqueña.

Los biciclos eran comercializados por un menor de edad y se presumía que detrás habría otra persona que dirigía el negocio.

Dejá tu comentario