Política

De la primera inversión de Cajubi solo quedaron cuatro pagarés incobrables

Luis Bareiro

lbareiro@uhora.com.py

A cuatro años de haber realizado su primera inversión en el exterior por más de 14 millones de dólares, lo único que tiene la Caja de Jubilaciones de la Itaipú son cuatro pagarés emitidos por una empresa canadiense de dudosa solvencia, documentos que no se pueden comercializar, que fueron emitidos a favor de un tercero y que vencieron hace dos años.

Así, las posibilidades de recuperar los fondos son prácticamente nulas.

Se trata del primero de los cinco diferentes casos denunciados por ÚH hace dos años sobre las transferencias realizadas por la Caja Paraguaya de Jubilaciones y Pensiones del Personal de la Itaipú Binacional (Cajubi) a compañías canadienses y panameñas, casos cuya revisión al día de hoy confirma que hay mínimas posibilidades de recuperar el dinero.

Esta primera inversión data de agosto de 2007. El Consejo de la Caja aprobó por entonces una inversión inicial de dos millones de dólares canadienses en Unión Securities, una firma canadiense que realiza compras y ventas especulativas en el mercado bursátil de los commodities (soja, petróleo, oro, etc).

El dinero debía destinarse enteramente a un programa llamado Managet Portfolio (cuenta administrada de portafolio). Inexplicablemente, la Caja contrató además a otra empresa con un nombre casi idéntico, Managed (Portfolio) Corp., para que supuestamente administrara su inversión en Unión Securities, una acción absolutamente innecesaria.

Managed (Portfolio) Corp. había sido creada apenas dos meses antes de la inversión realizada por Eduardo García Obregón, un guatemalteco afincado en Canadá.

A partir de entonces, Cajubi empezó a enviar los fondos para las supuestas inversiones en Unión Securities; solo que el dinero iba en realidad a dos cuentas distintas, una habilitada efectivamente a nombre de Unión Securities, y otra a nombre de la empresa de García Obregón.

Entre octubre de 2007 y octubre de 2008, Cajubi destinó a estas inversiones especulativas casi 14,5 millones de dólares canadienses, pero solo 11,4 millones fueron efectivamente a Unión Securities. Más de tres millones de dólares canadienses fueron a parar en realidad a la cuenta de García Obregón, sin que hasta hoy se sepa para qué.

Durante ese mismo periodo, se hicieron dos informes paralelos sobre los resultados de la inversión. Uno de Unión Securities, que solo recibía García Obregón y que hablaba de permanentes pérdidas en la operación, y otro que la empresa de García Obregón remitía a Cajubi y en el que se daba cuenta de supuestas ganancias.

Para octubre de 2008, Unión Securities apuntaba que del dinero de Cajubi solo quedaban unos 4,1 millones de dólares canadienses, mientras que García Obregón informaba de un acumulado de 16 millones. Fue entonces cuando, desde Cajubi, le pidieron que si había pérdidas, estas se registraran en los informes. Y al mes siguiente, Obregón anunció que en un solo mes se perdieron más de 7 millones de dólares canadienses.

EL GOLPE FINAL. Luego de este informe, Cajubi, aconsejada por García Obregón, decide retirar sus fondos de Unión Securities e invertirlos en los pagarés de otra compañía, Columbus Capital Corp.

Columbus Capital Corp. es una empresa que había sido creada hacía apenas unos meses, en agosto de 2008, por el propio García Obregón.

Al final, de los más de 14,5 millones de dólares canadienses que Cajubi destinó a estas inversiones, hoy solo tiene cuatro pagarés de Columbus Capital Corp. por un valor supuesto de 7,3 millones de dólares canadienses.

Los únicos problemas son que quien aparece como beneficiaria de los pagarés es la otra empresa de García Obregón, Managed (Portfolio) Corp., que ninguno de los documentos se pueden comercializar salvo con la misma Columbus Corp., y que todos los documentos vencieron a fines del 2010.

Así, Cajubi solo tiene copias de unos pagarés vencidos, emitidos por una empresa de dudosa solvencia y que, para completar, están a nombre de un tercero.

la estafa del siglo

De los más de 14,3 millones de dólares destinados por la previsional de Itaipú a sus primeras inversiones fuera del país, solo quedaron cuatro pagarés que ya vencieron y que ni siquiera están a su nombre.

LOS IMPUTADOS

Por el caso de Unión Securities, Managed (Portfolio) Corp. y Columbus Capital, el Ministerio Público imputó a los exdirectores de la Cajubi Víctor Bogado Núñez, Mariano Escurra Vicésar, Félix Villamayor Gabaglio, Aurelio Ramón Soa Álvarez, Walter Elías Delgado Añazco, José Salvador Alonso, José Swako Demiañuk, Ricardo Pereira Poletti, César Amilcar Bejarano Filipppi, Pabla Mieres de Scavenius, Édgar Mengual Herken, Cíbar Enrique Insfrán Colmán y Gustavo Celso Duré Almada.

En todos los casos se han impuesto medidas alternativas a la prisión preventiva, que incluyen fianzas personales de entre 200 a 300 millones de guaraníes, la prohibición de salir del país y el embargo preventivo de todos sus bienes hasta cubrir la suma de 400 millones de guaraníes, por caso.

Dejá tu comentario