País

Daños económicos y sicológicos dejan damnificados en Asunción

 

No solo daños económicos por la destrucción estructural y material quedan en las zonas altas de Asunción, tras la salida de las familias damnificadas de los refugios instalados en los espacios públicos, sino también perjuicios sicológicos en la población, aseveró Marcos Cáceres, asesor en lo social de la Comuna capitalina.

Señaló que se habilitaron 110 albergues en distintos sectores de la capital y la mayoría de ellos en plazas, parques, paseos centrales y veredas que quedaron en pésimo estado.

Resaltó que en lo que respecta a lo económico se tiene la pérdida del valor inmobiliario de las propiedades que están en los puntos en los cuales se ubican los evacuados por las crecidas. “A un señor que quería vender su inmueble en G. 500 millones ya le ofertaron solo G. 200 millones. Una odontóloga que gastó millones para poner su consultorio, al mes que se instalaron enfrente esas familias con baños portátiles, ya perdió la mitad de sus pacientes”, agregó.

Al referirse a los efectos sicológicos del éxodo de los ribereños, Cáceres apuntó que esto tiene que ver con que grupos de jóvenes y gente mayor pierden su cancha de fútbol de fin de semana y los niños sus parques infantiles que les sirven de esparcimiento. “Es inmensa la pérdida que se tiene en diferentes aspectos con cada inundación”, dijo.

GASTOS. En otro momento, el asesor de la Intendencia asuncena explicó que los gastos para poner en condiciones las áreas verdes y los espacios públicos son demasiado grandes.

En ese sentido mencionó que de 1982 a esta parte, la pérdida que se tuvo en materia de reconstrucción de plazas, parques y paseos, reacondicionamiento de los bañados y operativo retorno ronda los USD 360 millones.

“El operativo retorno cuesta entre cuatro y cinco veces más caro que el de traerlos a los refugios. Hay que tener en cuenta que las calles quedan intransitables, se deben rellenar los terrenos, poner en condiciones la red eléctrica, la misma vivienda, ya que se les roban las puertas y los techos y otros aspectos”, sostuvo.

Dijo que es un tanto difícil estimar el costo de reparación de cada uno de esos sitios que fueron ocupados por los damnificados desde febrero pasado, pero a modo de comparación recordó que poner en condiciones la plaza Juan de Salazar y la de Armas para la asunción del presidente Mario Abdo costó G. 600 millones, se tuvo apoyo de empresas constructoras.

“Por eso digo que la inversión que se haga solo en las franjas costeras sur y norte vale la pena porque con el costo que van a generar dos o tres nuevas inundaciones ya se va a pagar todo el valor de la megaobra“, puntualizó.


Mi casa se quemó y necesito que la reconstruyan. Mientras no tenga esa ayuda, no voy a abandonar el refugio. Catalina Cuéllar, Cerro Guy.

Dejá tu comentario