Nacionales

Crimen macabro: Declara uno de los imputados por el quíntuple homicidio

Marcelo Sosa Díaz (23), uno de los imputados por el quíntuple homicidio en la casa del horror, se presentó a declarar este lunes ante la Fiscalía. La defensa insiste en que no hay elementos que lo vinculen con el hecho. Pedirán revocar la prisión preventiva.

Marcelo Sosa Díaz (23), quien está imputado por homicidio doloso en calidad de cómplice por el quíntuple homicidio donde murió toda una familia, se presentó a declarar este lunes ante la fiscala Esmilda Álvarez.

“La Fiscalía no dice en qué basa el vínculo que tiene (Marcelo Sosa Díaz) con el homicidio. No describe prácticamente la responsabilidad de mi defendido, y no puede justificar con indicios o elementos”, aseguró el abogado Néstor Candia a los medios de prensa.

Sosa Díaz se presentó a declarar este lunes, pero inicialmente tenía que hacerlo el jueves de la semana pasada, sin embargo, desde el Penal de Emboscada donde se encuentra recluido, olvidaron llevarlo.

Lea más: Crimen macabro: Olvidaron llevar a declarar a supuesto cómplice

Anunció que planteará la revocatoria de la prisión preventiva de su defendido en el transcurso de esta semana, pero lamentó que los funcionarios del Ministerio Público están de huelga.

En principio, la Fiscalía vinculaba a Marcelo con Bruno Marabel, principal sospechoso de los asesinatos, lo que Candia aseguró no es real y que su cliente conoció al otro imputado el mismo día de la fiesta en su domicilio.

Agregó que no se encontró ningún elemento vinculante ni probatorio en la notebook que los hermanos Sosa Díaz olvidaron en la casa del horror, a la que ya se realizó el peritaje correspondiente.

Lea también: Algunas preguntas sin respuestas sobre la masacre en la "Casa del horror"

Candia también es defensor de Araceli Sosa Díaz, hermana de Marcelo, quien sí comentó ser amiga de Marabel, ya que ambos eran compañeros de trabajo. El letrado aseguró que ninguno de sus defendidos se percató de los malos olores.

Comentó que Marcelo nunca vio ni supo de los dueños de casa y que tenía entendido que Bruno vivía allí solo.

Los cuerpos de Dalma María Rojas, sus hijos de 4 y 6 años, y sus padres Elba y Julio, fueron hallados enterrados en la vivienda ubicada en Oliva y Montevideo, de Asunción, a principios de este mes.

Los vecinos denunciaron que desde la casona salía un olor fuerte, y así fue como los intervinientes encontraron los cadáveres en un avanzado estado de descomposición.

Dejá tu comentario