Interior

Crece la inconsciencia: Se duplica basura extraída del arroyo Acaraymí

Solo este fin de semana se recolectaron más de 8 toneladas de residuos en minga ambiental, que involucró a vecinos del populoso barrio San Agustín de CDE y la Secretaría de Medioambiente.

Como parte de la serie de acciones en favor de la naturaleza, en el marco del proyecto denominado H2O Sonidos de la Tierra, con el apoyo de la Secretaría del Medioambiente de la Gobernación del Alto Paraná, se realizó el trabajo de limpieza y retiro de una gran cantidad de basura del arroyo Acaraymí, en la zona baja del barrio San Agustín, de Ciudad del Este.

Se trata una minga ambiental que tuvo la participación de estudiantes del colegio San Esteban, que son vecinos del barrio, según explicó la ingeniera Nilda Venialgo, secretaria departamental de Medioambiente.

Dijo que la Gobernación de Alto Paraná, a través de la Secretaría de Medioambiente, impulsa acciones con diferentes organizaciones civiles y comisiones vecinales para la limpieza de cauces hídricos y campañas de concienciación para cuidar el entorno.

Lastimosamente, en Ciudad del Este, que tiene dos importantes arroyos que cruzan toda la ciudad: el Acaraymí y el Amambay, los cauces están muy contaminados debido a que la gente los utiliza como vertederos de basura. En tiempos de lluvia, la basura que se arrojó a lo largo del cauce se junta en la zona baja de los barrios San Agustín y San Rafael, generando un ambiente de alta contaminación.

Para contrarrestar esta situación se realizó una minga ambiental en el barrio San Agustín, retirando una gran cantidad de basura del arroyo Acaraymí. “No es la primera vez que se realiza una tarea similar, pero lastimosamente el problema se repite, por lo que se debe trabajar más a nivel de la conciencia de la gente, de manera a evitar utilizar la fuente como una especie de vertedero”, mencionaron.

EL DOBLE. Este año el volumen de residuos retirado del lugar es prácticamente el doble al recolectado el año pasado, lo que revela que la mala práctica de tirar basura al arroyo no ha cambiado, por lo que se impone buscar otras estrategias que involucren a más sectores del vecindario y de otros barrios por donde cruza el arroyo para mantenerlo limpio.

“Ya estuvimos el año pasado en esta zona. Con la participación de alumnos, organizaciones civiles, vecinos y fuerzas vivas, en aquella oportunidad, se recolectó cerca de 4.500 kilos de residuos sólidos en un día. Este fin de semana se juntaron 8.540 kilos de residuos”, indicó Venialgo.

Estas tareas, según explicó la ingeniera, se impulsarán en otros sectores de la capital departamental y ciudades vecinas para generar conciencia sobre la importancia y necesidad de cuidar el medioambiente y arroyos que cruzan la ciudad. “El objetivo es crear conciencia y hacerle entender a la población que debemos cuidar y preservar los recursos naturales, nuestro hábitat, nuestro entorno, nuestras calles, nuestros barrios”, refirió.

También destacó que dentro de la institución existe un programa de reciclado de papeles. “Trabajamos en el programa de las tres R. La reducción, la reutilización y el reciclaje. Se juntan y una empresa privada retira esos elementos para su posterior proceso de reciclado”, contó.


Otras iniciativas
Una iniciativa similar también se viene realizando en la zona límite entre los municipios de Ciudad del Este y Presidente Franco, donde un grupo de jóvenes se dedica a limpiar el cauce del arroyo Saltito, que también se encuentra bastante contaminado por vecinos que utilizan la fuente como vertedero de basuras.
Recientemente también se conformó el Consejo de Agua con el propósito de ayudar a recuperar el arroyo Amambay, que tiene el mismo problema. Desde la Comuna local están trabajando en un proyecto que busca ahora financiación de la Itaipú Binacional.

Dejá tu comentario