Nacionales

Crack: "Es fuerte, impacta; aunque es un infierno"

01.35 de la madrugada, en medio del Barrio Chino, Chacarita. Un sonido monosilábico inunda el ambiente: crack, crack. Son las improvisadas pipas en donde arde una pepita de la sustancia considerada como la más dañina y adictiva entre las drogas que circulan en el país.

Por Jorge Lombardo | jlombardo@uhora.com.py

Juan aparenta unos 30 años, es medido en gestos y tiene cinco entradas a Tacumbú. Cuando comienza la entrevista, está fumando crack. "No tengo otra salida, no me siento bien conmigo y eso me duele, por eso me drogo, es un escape", dice con un tono que está lejos de la necesidad de convencer.

Los tatuajes en su cuerpo son un catálogo de aquello que ya no le asusta: la muerte, la violencia, la cárcel. Estudió hasta el 6º grado y trabajó como albañil toda su vida.

Se inició en las drogas hace más de diez años, pero advierte que el crack, que consume desde hace poco tiempo, marca un antes y un después.

LEA TODA LA NOTA AQUÍ

MÁS: "Es basura mexclada con vidrio molido y mierda"

Dejá tu comentario