Sucesos

Corte no define casación y muerte de bebé quedará sin recibir justicia

La Sala Penal rechazó chicanas que retrasaron el juicio oral por seis meses hasta ahora. Los galenos del Instituto de Previsión Social (IPS) son acusados por la muerte de un bebé recién nacido.

El caso de los médicos Antonia Acosta Benítez y Blas Manuel Centurión Farres camina a la prescripción, debido a que, a más de 7 años, la Sala Penal de la Corte aún no resolvió una casación pendiente.

Los dos profesionales de la medicina fueron procesados por homicidio culposo, tras la muerte del bebé Pablo Ibarra, ocurrida el 5 de agosto del 2011 en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social.

Tras varios juicios frustrados por las recusaciones, finalmente, los jueces Héctor Capurro, Juan Carlos Zárate, y con el voto en disidencia de la jueza Cynthia Lovera, absolvieron a los dos médicos.

El Tribunal de Apelación en lo Penal, integrado por los camaristas Pedro Mayor, Gustavo Santander y Delio Vera, anularon el fallo y ordenaron un nuevo juicio oral.

Esta resolución fue recurrida por las defensas ante la Corte con un recurso extraordinario de casación, que hasta la fecha, no fue resuelto.

La Sala Penal aún no pudo integrarse para resolver la cuestión. El ministro Manuel Ramírez integra la Sala junto a la ministra Miryam Peña.

Ahora, se busca el tercer integrante que saldría desde un Tribunal de Apelación, ya que los demás ministros se inhibieron, según explicó la abogada querellante Raquel Mendieta. La causa tiene más de 7 años. Corre serio riesgo de prescribir, según la Fiscalía y la querella.

CHICANAS. El nuevo juicio oral debía iniciarse el 4 de junio del año pasado, con los magistrados Rossana Maldonado, Manuel Aguirre y Lourdes Peña.

Sin embargo, la defensa planteó recursos, debido a que estaba pendiente la casación, con lo que hasta ahora logró trabar el nuevo juzgamiento.

Al llegar a Apelación, la defensa recusó a todos los camaristas, por lo que la causa pasó a la Corte.

El 14 de noviembre del año pasado, los ministros Sindulfo Blanco, Manuel Ramírez Candia y César Garay, rechazaron las recusaciones, y dispusieron un sumario en la causa.

La defensa de Blas Centurión, pidió aclarar esta resolución sobre las costas y a la vez pidió su nulidad, con lo que trabó nuevamente el caso.

El 27 de diciembre pasado, los ministros Eugenio Jiménez, Manuel Ramírez y César Garay, rechazaron la aclaratoria que plantearon y la nulidad pretendida.

Ahora, el expediente pasará al Tribunal de Apelación, para estudiar el recurso que trabó el inicio, por segunda vez, de un nuevo juicio oral.

EL CASO. Según la acusación, el niño pesaba más de 4 kilos y la madre, Amelia Rodríguez, tenía hipertensión arterial.

Los médicos decidieron un parto normal y no una cesárea, que fue pedida varias veces por la paciente. A raíz de las complicaciones, falleció el bebé al día siguiente.

La causa tuvo varias trabas. Dos juicios tuvieron que suspenderse por las recusaciones e inhibiciones.

En uno de ellos, la jueza Laura Ocampo denunció injerencia política y se apartó. Ante el Tribunal de Ética, dijo que el político Óscar Salomón le había llamado para que resolviera a favor de los médicos.

Asimismo, la misma jueza en su declaración ante el Tribunal de Ética, señaló que el mismo Óscar González Daher, cuando era presidente del Jurado de Enjuiciamiento, también le llamó.

“Fue bastante claro indicándome que el resultado del juicio oral que integraba debía desembocar forzosamente en la absolución de los profesionales acusados y que si eso no sucedía, se iniciaría una investigación por parte del Jurado de Enjuiciamiento que prontamente terminaría con mi destitución”, había dicho.

Luego de esto, tras el juicio oral, ambos fueron absueltos. El argumento de los jueces fue que la misma madre había sido la causante de la muerte del bebé. Esto fue anulado luego en segunda instancia.

En la causa, el médico Blas Centurión demandó en el fuero Civil a los padres por daños y perjuicios por la suma de G. 250.000.000.

Dejá tu comentario