Sucesos

Corte deja impune supuesta evasión de Pasex por más de G. 21.000 millones

Luego de tres años, confirma fallo del Tribunal de Cuentas, Primera Sala, que prescribió el reclamo del Estado paraguayo para cobrar a la firma el crédito fiscal obtenido, según Hacienda, con facturas falsas.

La Sala Penal de la Corte confirmó la resolución del Tribunal de Cuentas por el que prescribe el reclamo del Estado Paraguayo a la firma Paraguaya Servicio Exterior SA (Pasex SA), por la suma de G. 21.591.856.008, por la supuesta evasión impositiva.

Según la Subsecretaría de Estado de Tributación del Ministerio de Hacienda, entre los años 1999 al 2001, la firma Pasex SA percibió un crédito fiscal por la citada suma, pero luego se determinó que las facturas por las cuales se les otorgó el citado beneficio eran falsificadas.

El fallo de la Corte fue dictado en forma unánime por los ministros Sindulfo Blanco y Miguel Óscar Bajac, a más del camarista Óscar Paiva Valdovinos, que integró la Sala Penal ante la inhibición de sus miembros.

En enero del 2004, el entonces presidente de la República Nicanor Duarte Frutos había denunciado ante el fiscal general por evasión de impuestos a la firma Pasex SA, por haber obtenido la devolución de montos pagados por la empresa en concepto de IVA, para comprar bienes y servicios para la exportación de sus productos.

Los pedidos se hicieron entre 1999 y 2003, por un monto de G. 21.591.856.008, mediante los créditos tributarios. Incluso, los entonces fiscales Carlos Arregui y César Alfonso imputaron a los directivos de la firma, ya que las facturas eran por operaciones inexistentes.

La investigación fue suspendida, debido a que se declaró la prejudicialidad, que fue ratificada por la Corte. Es más, la Sala Constitucional del Máximo Tribunal incluso dispuso devolver todos los registros contables de la firma, dejando a la Fiscalía sin pruebas.

PREJUDICIALIDAD. Declarada la prejudicialidad, el Estado paraguayo debía primero probar que hubo evasión fiscal, y reclamó el monto dado como crédito fiscal, más los intereses, ya que los más de 21 mil millones de guaraníes nunca entraron a las arcas estatales.

Sin embargo, el Tribunal de Cuentas, Primera Sala, por fallo del 29 de junio del 2015, declaró la prescripción de las obligaciones tributarias. Esto fue apelado por el abogado del Estado, ante la Sala Penal de la Corte.

Ahora, los ministros confirmaron la resolución, con lo cual ya no se pueden reclamar los impuestos no pagados.

La Subsecretaría de Estado de Tributación señalaba que los proveedores de la firma Pasex SA eran inexistentes, que las operaciones comerciales declaradas contablemente por la empresa no se realizaron y, con ello, no ingresaron a las arcas del Estado por la vía tributaria. Así, reclamaba el monto citado, con los accesorios complementarios.

Sin embargo, los montos reclamados –dice el ministro preopinante Sindulfo Blanco– los tributos prescriben a los cinco años, contados a partir del 1 de enero del año siguiente a aquel en que la obligación debió cumplirse.

Alega que los créditos reclamados pertenecen a los años 1999 al 2001, cuyo plazo comenzaba a contabilizarse el 1 de enero del 2003, los que prescribieron el 1 de enero del 2007.

Afirma que la intervención de la SET realizada el 28 de setiembre del 2007 fue una vez prescripta la obligación, por lo que el Estado paraguayo ya no podía reclamarlos.

Sobre las operaciones inexistentes alega que la empresa no tenía responsabilidad.


Estado deberá pagar las costas
Además de que el Estado paraguayo ya no podrá reclamar los G. 21.591.856.008 que fueron dados, según argumenta, por facturas inexistentes, deberá pagar las costas procesales. Es decir, pagará todos los gastos y a los abogados de la empresa Pasex SA, a raíz de haber perdido la demanda que presentó para recuperar el dinero.


Dejá tu comentario

en destaque