Editorial ÚH

Acabar con la corrupción policial cómplice del crimen organizado

Acerca del trágico suceso del pasado domingo en la ciudad de San Bernardino, cuando un concierto al que asistieron más de 15.000 personas terminó en un trágico hecho de sicariato en el cual fueron muertas dos personas y heridas otras cinco, recién pasadas 48 horas se conocen algunos de los detalles más relevantes. El hecho sin dudas ha enlutado al país y generado una gran ansiedad social. Ha desnudado también la inseguridad y la facilidad con la que se vulneran los controles de un evento multitudinario para introducir armas, pero sobre todo pone al descubierto la connivencia de la Policía Nacional con el crimen organizado. Paraguay debe ser capaz de acabar de raíz con la mafia policial que está arrastrando al país a ser un país manejado por criminales. Ese no es el país en el que queremos vivir.