Política

Consulado en Buenos Aires desactivó cuestionamientos

 

La cónsul general del Paraguay en Buenos Aires, Celia Esther Cañete, logró desactivar con trabajo los cuestionamientos y hasta notas de protesta que generó su intención inicial de aplicar plenamente la Ley Nº 4033/2010 “De arancel consular”, que implicaba el cobro de los trámites administrativos y migratorios, algo que se había suspendido en el 2011.

Además de dejar sin efecto el cobro de aranceles a los compatriotas, que en su gran mayoría son migrantes económicos, la cónsul adoptó la modalidad de concurrir a las comunidades los fines de semana para realizar jornadas consulares en las que se provee de documentos a los connacionales, con ayuda del personal del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional.

Cuando la cónsul llegó a Buenos Aires, comunicó por medio de una circular del 28 de marzo que se cobraría, entre otros aranceles, 35 dólares por certificado de antecedentes policiales; 30 por certificado de acta de nacimiento, a partir del 1 de abril. Esto generó sendas notas contra la cónsul, de parte de organizaciones políticas, sociales y religiosas de paraguayos en Argentina. También una manifestación ante la sede consular. Como resultado, la Cancillería Nacional anunció que no se cobrarían tales aranceles, en consideración a la crisis económica en el país vecino que afecta también a los paraguayos residentes.

El sábado, la cónsul y los funcionarios a su cargo estuvieron en Quilmes, provincia de Buenos Aires, en otra jornada de trabajo con los compatriotas, en el Centro Cultural Guaraní José Asunción Flores.

Dejá tu comentario