Constatan irregularidades en vivienda alquilada a indígenas

Una comitiva de la Municipalidad de Asunción constató ayer sendas irregularidades en uno de los inquilinatos donde viven familias indígenas y que corresponde al ejido capitalino. Desde el Departamento de Salubridad de la Comuna pedirán a la Intendencia clausurar el inmueble que funciona como hospedaje clandestino, en virtud a que carece de las condiciones mínimas para el servicio de alquiler.

Funcionarios de distintas dependencias del Municipio intervinieron el sitio y corroboraron que el propietario del inmueble no tiene licencia comercial ni planos aprobados por la Comuna. Aparte de carecer de un sistema de prevención de incendio, la insalubridad es otro punto en contra. “Podemos caratular esto como hospedaje clandestino. Vamos a solicitar a la Intendencia el cierre de ese local”, confirmó el abogado Cresencio Nalario, de Salubridad de la Comuna capitalina.

Elevarán un informe –dijo– a la Dirección de Asesoría Jurídica solicitando una medida de urgencia para el cierre definitivo. La última palabra la tiene el intendente, Mario Ferreiro, mediante una resolución de clausura. “Esas son las armas legales que tenemos para cerrar el local, porque no reúne ni las mínimas condiciones para funcionar como tal”, insistió Nalario.

Lambaré. La comitiva visitó también los otros dos establecimientos situados en la zona, pero que corresponden al ejido de Lambaré.

Van a sugerir también que dicho Municipio intervenga otros dos inmuebles irregulares: uno situado en la calle Yvyra Pytã (Nº 2732) y otro en la calle Ybapobo (Nº 2777).

“Vamos a hacer una nota sugiriendo a esas autoridades que a nivel interinstitucional puedan intervenir también ahí”, apuntó.

Reubicados. Técnicos del Consejo por los Derechos de la Niñez (Codeni) tomaron nota de las familias que habitan el predio intervenido ayer.

Del relevamiento de datos recogido, registraron la permanencia de 16 personas ocupando las precarias piecitas.

Respecto a qué les depara a las familias nativas con el eventual cierre de ese inquilinato, Nalario señaló que les pondrán en manos del Instituto Nacional del Indígena (Indi).

“Vamos a comunicarnos con la gente del Indi porque a esa institución le corresponde. Nosotros estamos preocupados, pero no tenemos un lugar para albergarlos. Hay otras instituciones para eso”, remató.

Dejá tu comentario