País

Consideran como gran retroceso intención de Consejo de Conacyt

 

La comunidad científica aún sigue preocupada ante la decisión del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de que los consejeros sean quienes determinen qué proyectos serán financiados.

“No solo cambia la regla de juego, aparentemente ya está resultando en un daño. Esa decisión responde a una campaña interesada en las redes sociales que desacredita investigaciones”, expresó el docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), investigador y miembro del Consejo de Conacyt, Ramón Fogel.

La censura, según Fogel, está siendo llevada adelante por personas que no pertenecen al ámbito investigativo y que no están calificadas para realizar evaluaciones con los métodos pertinentes. “Aparentemente les gustan solo los resultados que quieren escuchar. Eso no es así. La investigación responde a otra lógica. En el fondo creo que hay la intención de captar recursos públicos para ciertos sectores empresariales”.

El investigador considera un retroceso lo ocurrido en Conacyt. “Estábamos avanzando tímidamente y se nos frena todo”, lamentó.

Consideró que la decisión adoptada por la mayoría del Consejo –integrado por influyentes empresarios e industriales– apunta a beneficiar y evitar la crítica hacia el agronegocio. Según algunas investigaciones, este rubro tiene un impacto en el medioambiente y la salud de habitantes del campo.

DECISIÓN. El ingeniero Alberto Lima, presidente del Conacyt, reveló que en dos semanas el Consejo estaría recibiendo los proyectos de parte de los evaluadores y de ahí decidirá qué procedimiento llevar adelante con esas investigaciones. Descartó que la decisión se haya realizado con base en prejuicios ideológicos. ”Las evaluaciones desde el punto de vista científico siempre serán hechas por pares. El Consejo discriminará qué tipo de investigación, sin entrar a juzgar su valor científico. Se estarán fijando prioridades, que creo que son tratando de dar solución a problemas reales”, especificó.

Lima adelantó que esa decisión estaría dando mayor preponderancia a trabajos que aborden problemas sociales antes que a estudios sobre otra temática.

Dejá tu comentario