Deportes

Con garra se llevó la Copa

La Terraza se vistió de amarillo y negro. Guaraní se quedó con la primera Copa Paraguay, al superar en penales 5-3 a Olimpia. En el tiempo normal fue 2-2.

Juan Manuel Massare
jmassare@uhora.com.py

Un duelo muy disputado, donde ninguno salió a arriesgar más de lo obligado. Ambos plantaron la misma idea cuando se adueñaban del balón. Manejarlo con calma, hacerlo circular y no desprenderse de él, salvo que encuentren el espacio para pasar al ataque. Entre los dos, fue Guaraní el que buscó presionar y recuperar el esférico en mitad de cancha. Cada vez que recibía el chico Quintana, Martínez, Morel y Mendoza iban encima suyo. Atrás, Rojas y Benegas no regalaban un centímetro a Roque y Ortega. En las pocas veces que el Decano lograba filtrar un pase, rápidamente aparecía un aurinegro para hacer la cobertura. Para el Decano, las pelotas largas terminaron siendo el mejor camino para pisar zona de ataque. Torres y Otálvaro fueron mucho, pero costó para que una de esas pelotas haga daño.

Cardozo se perdió del radar defensivo y abrió el marcador, pero en la respuesta, Velázquez también se escapó de la marca e igualó las acciones.

AL TODO O NADA. Garnero buscaba claridad en el juego y lo puso a Mendieta. Pero al Decano le seguía costando una enormidad armar una jugada. En contrapartida, Guaraní se mostraba más fino y criterioso cuando pasaba de defensa a ataque. Pero el tener en cancha a Roque, a quien el fútbol quiere tanto, es una garantía. Pues de una jugada que parecía acabar en nada, un rebote lleva al balón a sus pies y el segundo grito franjeado retumbó en la Terraza.

Al golpe, Florentín respondió con Esparza y Gamarra, para sumar desequilibrio individual a la tenencia de pelota y control del juego. El Aborigen empujaba, la contención, por el centro y los costados era mínima, y Aguilar respondía con salvadas magistrales.

Una y otra vez se fue salvando el Franjeado, que ya jugaba defendiendo, pero de muy mala forma. Aguilar volvió a sacar una increíble, pero en el rebote Esparza le rompió el arco y llevó la definición hasta los doce pasos. Y ahí, la alegría fue para el equipo que lo jugó como una final..

La figura
Alfredo Aguilar
El arquero de Olimpia seencargó de sostener, congrandes intervencionessu portería; de lo contrario,otra podía haber sidola suerte franjeada en eltiempo reglamentario.

Dejá tu comentario