País

Con el parto respetado, la gestante decide el proceso de alumbramiento

Sin anestesia ni intervenciones y en intimidad es lo que promueve la organización Nueve Lunas, para que la mujer recupere el protagonismo. Hoy se inicia la Semana Mundial por el Parto Humanizado.

Por Patricia Cañete

"Siempre me interesó el proceso de parto natural, mi abuela siempre me hablaba de eso y cuando me embaracé me informé sobre los pros y contras, y decidí tener a mi bebé en casa. Fue una experiencia que sin duda la volvería a repetir ", afirma Patricia Quevedo, 27 años, mamá primeriza de Paula, que nació en enero pasado en su casa con asistencia de una partera y su esposo Enrique Barrail. Convencida, agrega que los beneficios de un parto natural no tienen comparación.

"Todo el ambiente fue propicio, como lo necesitaba y el proceso, se cumplió naturalmente, sin complicaciones. Quería caminar, cambiaba de posición las veces que necesitaba durante la dilatación y las contracciones. El ambiente estaba tranquilo, con música suave, luz tenue y mucha intimidad", recuerda la madre.

"Se tiene que volver al parto natural para lo que nacimos las mujeres; todas sabemos qué hacer, fuera de todos los miedos que crea la sociedad sobre los dolores y los riesgos. El parto no es algo médico, es algo natural", reflexiona la joven. Señala que los partos institucionales nunca le despertaron confianza porque en la mayoría de los casos la mamá es anestesiada, el bebé inmediatamente apartado, lo que interrumpe el contacto y la lactancia tras el alumbramiento.

Patricia recibió toda la información y preparación necesaria a través de Nueve Lunas, una organización que acompaña a las gestantes y mamás y respalda el parto natural y respetado. Valoró la importancia de no ser intervenida de ninguna manera con anestésicos, rasurado púbico ni la episiotomía para un proceso que puede lograrse de manera natural y como la mujer lo decida.

Hoy se inicia la Semana Mundial por el Parto Humanizado, con el lema Silencio. Mujer pariendo. Bebé naciendo, que busca la promoción de un alumbramiento respetado y en el que la mujer sea la protagonista junto a su hijo, sin intervenciones.

"La mujer debe hacer su proceso en forma natural y para eso requiere tiempo y un personal que acompañe de manera respetuosa, solo acompañándola, no interviniendo sobre ella. Generalmente, cuando la mujer ingresa al hospital pasa de ser una persona con derecho a decidir sobre su salud y su cuerpo y el de su bebé, a ser un campo de trabajo sobre el que se interviene de diferentes maneras, y la mujer es infantilizada, no se la informa y se utilizan técnicas con las que la mujer no está de acuerdo, y es ahí donde entra la necesidad de estar informadas para decidir qué quiere una y qué no", explica Leticia Meyer, educadora perinatal fundadora de Nueve Lunas.

Destacó que en Latinoamérica el parto por cesárea es el rigor y directamente es programado cuando la mujer queda embarazada, y recordó que en Europa cada vez son menos los partos quirúrgicos y las mujeres optan por el parto a domicilio sin mayores riesgos.

"Estas prácticas se están dejando y solo se utilizan en caso de necesidad, como lo recomienda la OMS, así como que el parto no necesariamente debe confinarse a una institución", afirmó Meyer, que tuvo su primer parto natural domiciliario a los 37 años, sin complicaciones. La experiencia la repitió en su segundo embarazo. "Es volver a los que hacían nuestras abuelas, con la diferencia que ahora se cuenta con toda la tecnología para las ecografías, exámenes y saber si el embarazo no presenta ningún riesgo para la mamá ni para el bebé", puntualizó.

LA Cifra



25%

de los partos son por cesárea, según el MSP. En los materno infantiles la cifra es del 40%.

"SE LE TEME MÁS AL PARTO NATURAL"

El ginecobstetra Ramón Parri afirmó que hoy en día las mujeres le temen al parto natural más bien por desinformación, porque es un proceso natural que beneficia a la madre y al bebé y que es posible realizar un parto respetado en los hospitales públicos y privados.

"Un parto domiciliario tiene sus riesgos y puede derivar en secuelas tanto para la madre como para el bebé", afirmó.

Aseguró que las pacientes que trata sí son informadas sobre el proceso del parto y el acompañamiento del especialista es fundamental. "La cesárea solo debe realizarse por indicación, porque se trata de una cirugía compleja que tiene sus riesgos", explicó.

Las interesadas en asistir a los grupos de gestantes y mamás de Nueve Lunas, con la educadora Leticia Meyer, pueden contactar al (0986) 524-284.

Dejá tu comentario