Interior

Comuna norteña usó préstamo para obras en salarios y dietas

 

La Municipalidad de Concepción realizó en 2016 un préstamo de más de G. 4 mil millones, aprobado por la Junta Municipal, para obras viales y desagües pluviales; sin embargo, el 57% utilizó en pago de salarios, honorarios profesionales, alquileres de vehículos, obras de comisiones vecinales y servicios.

El 2 de febrero de ese año, el intendente Alejandro Urbieta solicitó la aprobación de la Junta de un préstamo de G. 4.482.163.775, acompañado de un proyecto de inversión en obras de infraestructuras viales, alcantarillados y/o desagües pluviales. Tras el dictamen favorable de la comisión asesora la plenaria aprobó, a través de los liberales en mayoría, pero se opuso la bancada colorada. El concejal Italo Centurión (ANR) solicitó una extraordinaria para rever la postura de los liberales, porque el préstamo sería para pago de deudas y no para obras.

Entre los documentos entregados a un periodista, vía amparo, se comprueba que el edil colorado tenía razón, ya que se constata que el 57% de ese préstamo fue utilizado en gastos corrientes, entre ellos G. 86.400.000 por dietas a concejales, G. 330.000.000 cuentas de obras y pagares firmados, sueldos, etc.

El responsable sería el intendente Alejandro Urbieta, quien tiene dos procesos abiertos y varias denuncias.


Intendencia aclara situación
Acerca de los cuestionamientos Pedro Vera, director de finanzas de la Comuna, explicó que el dinero recibido son recursos genuinos, por más de que se haya obtenido a través de la contratación de un empréstito, y que a través de sus dos órganos, define la utilización de todos esos ingresos, sean tributarios o no.
Reconoce que, si bien es cierto que del monto del préstamo, 1.345 millones fueron destinados a gastos corrientes, en el marco de migración de recursos ante déficit temporal de caja, pero que fue con autorización de la Junta, a través de normas correspondientes.
Agrega que, a través de este crédito, se utilizaron 3.137.163.775 para obras, en beneficio de los ciudadanos y que, salido del déficit temporal de caja, los recursos nuevamente fueron recuperados de otros ingresos propios o genuinos, posibilitando la realización de más obras no previstas originalmente.
Aclara que el 70% se usó en obras y el 30% en gastos corrientes, pero que formó parte de una migración interna por déficit temporal de caja, los cuales fueron recuperados en ejercicios fiscales siguientes y que al recuperar se hicieron otras obras similares recuperando lo utilizado en gastos corrientes, por lo que deduce que 4.482.163.775 se utilizó en obras. JR

Dejá tu comentario