País

Cientos de turistas fueron a visitar ayer a huéspedes del zoo

Una colorida jornada se vivió ayer en el Jardín Botánico y Zoológico de Asunción. Cientos de personas fueron a visitar a los fascinantes huéspedes del zoo capitalino. Los padres aprovecharon las últimas semanas de vacaciones que tienen los chicos para el paseo en familia.

El bullicio y la alegría se apoderaron del pulmón de la ciudad. En cada rincón del zoo se podía observar a niños emocionados al contemplar de cerca a los distintos animales que posee el sitio. Estos últimos, como el caso de los monos, correspondían al cariño y asombro de los pequeños con simpáticas piruetas.

“Tengo mucho temor a los viajes de larga distancia, entonces creo que este es el mejor lugar para traerle a mi nieta, aprovechando las vacaciones”, señaló Esther Marín, quien llegó desde Limpio.

Varias familias llegaron hasta el espacio público, llevando los alimentos necesarios, para pasar el día en medio de la riqueza botánica.

la atracción. Una de las zonas que más atraen a los visitantes es el área donde se encuentran los felinos. Desde lejos estos ya se hacen sentir con sus rugidos, formando parte del hechicero sonido del parque verde. Y desde cerca, cautivan a los presentes por el distinguido pelaje, además del imponente caminar.

La especie más grande y longeva también es una de las principales protagonistas. Se trata de Maia, la elefanta que pesa cerca de cuatro toneladas. Las tortugas, distintas aves, el hipopótamo y otros mamíferos pequeños tampoco pasan desapercibidos para los niños y adultos. En el sitio existen cerca de 500 individuos de las especies pertenecientes a mamíferos, aves y reptiles.

Mantenimiento. Falta de mayor señalización y limpieza para evitar criaderos fueron las apreciaciones de quienes acudieron al lugar ayer.

“Es necesario que existan más carteles que puedan indicar dónde se encuentran ciertos animales. Uno debe hacer varias vueltas para lograr encontrar las especies que está buscando, sobre todo en esta zona, donde están los animales más pequeños”, expresó Esther Lezcano, quien vino con su familia desde Caaguazú para que sus chicos puedan conocer el zoológico.

Por su parte, Daniel Cañete señaló que en ciertos sectores hace falta mayor limpieza para evitar criaderos y eliminar malezas propicias para criaderos.

La entrada tiene un costo de G. 11.000 para adultos y G. 4.000 para niños.

Dejá tu comentario