Mundo

Chilenos votan hoy para decidir futuro de su Carta Magna

 

Cambiar la Constitución fue la gran reivindicación que unió a los chilenos durante la revuelta social que empezó hace un año y hoy podrán votar en un plebiscito para enterrar o no la Carta Magna heredada de la dictadura, percibida como la base de la desigualdad.

Para los partidarios del Apruebo al cambio constitucional, principalmente en la oposición de izquierda, una nueva Constitución eliminaría el freno fundamental a las reformas sociales profundas, en uno de los países más desiguales de América Latina, que en los últimos 30 años fue uno de los más estables y con mayor prosperidad económica de la región.

Los defensores del Rechazo, que comparten parte de los partidos de la coalición conservadora gobernante, creen que es posible introducir cambios en el texto básico, pero no redactar una nueva Constitución. Para ellos, la estabilidad de Chile está en juego.

"Este plebiscito lo ganó el pueblo; no lo ganaron los partidos (políticos)", considera Alejandra Sepúlveda, una empleada de 34 años.

Para Luis Álvaro, de 51 años y desempleado desde marzo, "Chile necesita un cambio radical", al referirse al proceso que se puede abrir hoy en caso de ganar el Apruebo y la opción para redactar una nueva Constitución a través de una Convención Constituyente, integrada exclusivamente por miembros electos en votación popular.

La otra alternativa es una "Convención Mixta", integrada en partes iguales por parlamentarios en ejercicio y miembros electos especialmente para la ocasión.

TEMOR. El gran temor de los partidarios del Rechazo es que "Chile pierda su posición de privilegio en América Latina", ganada en los 30 años de democracia, y se convierta en "una nueva Venezuela". Para ellos, no es necesario cambiar una Constitución que le ha dado estabilidad a Chile aunque sí introducirle reformas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) entregó su visión sobre el plebiscito.

"Este proceso constitucional abre la puerta a que Chile siga siendo un líder en la región en el ámbito económico", dijo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner.

El plebiscito podría lograr que Chile "comience una nueva etapa en la cual se mantengan los principales elementos que generaron el éxito chileno en términos de crecimiento económico de las últimas décadas, pero que también esto se complemente con una agenda de cobertura social, con unas finanzas públicas más progresivas", declaró.

Chile tiene hoy uno de los mayores ingresos per cápita en América Latina (20.000 dólares) y se prevé que sea uno de los países que logren recuperarse más rápido de los efectos económicos de la pandemia. El FMI estima que tras una caída del PIB del 6% este año, en 2021 alcanzaría una expansión de 4,5%.

Dejá tu comentario