Economía

Cebolla, pollo y azúcar son los rubros más incautados

 

El efecto del contrabando no puede ser calculado ni cuantificado en su entera dimensión, según afirmó Christian Cieplik, presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), sector formal al que golpea fuerte el ingreso irregular de mercaderías que hacen competencia desleal a las ofertadas en los centros comerciales del país.

La cebolla, los huevos de gallina, azúcar, tomate y pollo faenado son las mercancías que mayor cantidad de veces tuvieron que ser retenidas.

De acuerdo con los registros de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), el producto que más se incautó en los últimos meses fue la cebolla, totalizando de octubre a diciembre de 2018 unos 114.980 kilos, que fueron retenidos en zona primaria aduanera. Si bien es cierto, en la evolución mensual se nota que hubo al último mes del año pasado una disminución del 50% en incautaciones de cebolla, en lo que respecta a volumen requisado.

Los huevos de gallina también aparecen como uno de los ítems más relevantes en materia de incautación. En unidades, totalizan 168.540 lo retenido en los puestos aduaneros y que pretendieron ser introducidos al territorio paraguayo, desde octubre hasta fin del año pasado.

En cuanto a azúcar, también se nota una variación en las cantidades incautadas, con menores volúmenes en diciembre respecto de meses anteriores, pero totalizando en el último trimestre de 2018 unos 76.783 kilos retenidos al intentar ser ingresados al país.

El pollo faenado suma también con sus volúmenes considerables cantidades en kilogramos: 31.175 entre octubre y diciembre pasados, según los registros de la DNA que emanan de las zonas primarias.

Para Cieplik, lo ideal es aplicar la metodología de atajar las mercaderías en la entrada del país y en las rutas, puesto que si los productos de contrabando llegan ya a los puntos de venta informales es más difícil, en el sentido de que incluso se “fabrican” documentaciones que hacen imposible controlar si ingresaron irregularmente.

“¿Cómo puede venir una carga desde Ciudad del Este hasta algunos puestos de Asunción, recorriendo más de 300 kilómetros sin que ninguna autoridad del sector se percate de que hay contrabando de por medio?”, se preguntó el titular de Capasu.

El referente recordó datos manejados en el gremio, que hablan de que el 70% de todo el aceite comestible comercializado en el país es justamente producto del ingreso irregular.

También hizo acotación al fenómeno que se dio recientemente en la festividad de Reyes: el copamiento de las veredas en la avenida Eusebio Ayala, cercanas al Mercado 4, por parte de vendedores informales. “Nadie se pregunta de dónde aparecen de un día para otro unos 2.000 ‘empresarios’ con juguetes, ni de quienes compraron la mercadería, si pagaron o no patente municipal y comercial”, reclamó.

Embed

Dejá tu comentario